73/365

03. MAYo, Mi vida / My life, Naturaleza / Nature, Paisajes / Landscapes, Viajes / Travel

73_365
Pues eso. El retorno a casa de la hija pródiga. Ya se nos acaba el viaje moscovita. El último día fuimos paseándonos bajo los cansinos soles a una placica-parque monísimamente puesta y nos tomamos una “limonada de mora” que estaba impresionante. Y luego deandamos lo andado y anduvimos un poco más para ir a comer más comidas típicas rusas… unas empanadas que están muy buenas y no sé cómo se llaman. Yo comí de pollo (así, demigajado y con un cacho de arroz encima y como con mayonesa o alguna salsa) y otra de cerezas. Buenísimas. Lo único malo fue que mi Pepsi estaba calentorra. Pero el sitio era muyyy bonito también. Y pa casa a cerrar la maleta tumbándome encima y dirijámonos a la estación para coger el tren flash que va a Sheremetyevo, el aeropuerto del que salía.

Tatiana, la pobre, trabajando en el trayecto y yo durmiendo. Y ya. Despedidas, una, que llora SIEMPRE, la otra que me dice que soy una llorica… Fatal. Soy una ñoña moñas. ¡Grrr! Despedirse es lo peor. Es bonito, a la par que triste y deprimente. Un cúmulo de sentimientos antagónicos asqueroso. Yo es que lo de los nudos en la garganta y tal los llevo muy mal, eso de no respirar bien y llorar en sitios públicos es algo que odio, pero que no puedo evitar hacer. Moñas noña. Noña moñas.

El vuelo precioso, como podéis ver. Volví a comer fruta, aunque esta vez era menos abundante. Estuve pegada a la cámara casi todo el vuelo, excepto el rato que dormí, que no fue mucho. Tenía toda la fila para mí, porque el vuelo iba supervacío, así que estuve mucho más cómoda, desplegando todas las bandejas de la fila y esparciendo todos mis trastos por los otros asientos. Jejeje. Eso sí es viajar.
Gracias a los dioses, mi querido hermano J vino a recogerme al aeropuerto, porque ya era muy tarde como para la odisea de volver a casa casi a media noche y en domingo. Yo creo que eso, en transporte público, es imposible.

Feliz domingo, pandilla. Mañana retorno a la foto del día. Qué de trabajo.
c

Translation later on.

Anuncios

62/365

03. MAYo, Mi vida / My life, Viajes / Travel

62_365

El vuelo de ida. Las nubes me dicen “C U”. See you. Nos vemos. Más majas. La C era como un comecocos. ¿Se comerá a la U? Qué rápida es la C comiéndose las letras del abecedario. Abecedario, qué palabra más bonita. A BE CE D ario. No sé a quién se le ocurrió, pero me parece jocosa y bonica. Alfabeto es mucho peor, dónde va a parar.

La C se come cosas, a lo mejor por eso siempre tengo hambre. Porque mi nombre empieza por C, digo, claro. Siempre me pareció una letra sosa, así, aislada, aunque le tengo cariño. Cariño con C, con cariño, cari. Estamos hechas la una para la otra.
Mucha gente piensa que me llamo Beatriz, Bea, no sé por qué. Que me gusta ese nombre, pero no me Veo con Be. Nonono.

Me gusta cómo escriben mi nombre en ruso. Con K. Suena y se ve fuerte, potente. Karolina. Bueno, Kapolina. Bueno, КАРОЛИНА МАРТА МАДРУГА ПАЙНО. Queda bonico, ¿que no? Tienen unas letras de lo más artísticas. Que desconcierta eso de que la C sea una S, que la P sea una R, que la D sea una casita, que nuestra P sea un Pi, la I una N del revés, la H una N… Al menos la M es una M, la A es una A, la O es una O. ¿Y la L? Pues otra forma de Pi, pa mi gusto. Más preciosa que la P (o Pi, o Pie, como ya dije en otra entrada). Total, que lo de saber en qué calle estás, si estás perdido, es una odisea. Vete y pregúntale, educadamente, a una lugareña si habla inglés (en inglés, porque en ruso es la leche de difícil) pa que te diga que Niet y tú le digas “mira, es que estoy un tanto perdida, ¿¿¿¿me señala usted, maja persona, dónde nos encontramos en mi mapa turístico que sólo tiene la mitad de los nombres de calles, porrrrfiiiiii????” con gestos y medio en inglés medio en español. Da. Pf. Pobre mujer, la puse en un aprieto, parecía que la sometía a examen y que había una cámara oculta  grabando. Y ella moviendo el dedo por todo Moscú. Y yo como, ay, no, no nonononono, que yo sé que estamos por esta zona de acá, no me pongas el dedo en la otra punta del anillo, porfavorrrr, que no soy tan lerda. O sí. O no. No sé. El caso es que, fiu, estábamos donde yo pensaba, pero como los rusos no dejan que los viandantes crucen las calles magníficamente anchísimas que tienen, pues tuve que dar un voltio gigantesco para encontrar mi camino. Con intento de atropello incluido. Pero de eso ya hablaré otro día.

Por ahora os dejo claro que las nubes con forma de C de ComeCoCos se comen a las que tienen forma de U. Y que volé hasta… ¡Mos… CÚ! El círculo de tonterías se cierra. Ea.

Saludos a todos, pandilla. Siento que me hayan echado taaaanto de menos y no haber molestado tan diariamente como quería hacer, pero es que no había manera de conectarme a las interredes desde éste, mi PC portátil.c

Moscow-bound flight. The clouds say “C U”. See you. So nice. That C was just like Pacman. Would it eat the U? The C is sooo fast eating the letters of the alphabet.

C eats stuff, maybe that’s why I’m always hungry. Cause my name starts with a C, I mean, ‘course. I always thought it was a dull letter, the C, when isolated, but I kinda like it. I care about it. Care with a C. We’re made for each other. Lots of people think my name is Beatriz, Bea, dunno why. I like that name, but me with a B? Don’t think so.

I like how my name is written in Russian. With a K. It sounds and looks strong. Karolina. Well, Kapolina. Well, КАРОЛИНА МАРТА МАДРУГА ПАЙНО. Looks cool, right? They have very artistic letters. It’s kinda weird that our C is their S, and our P is their R, and our D is like a little house, or our P is a Pi, our I an inverted N, the H an N… At least the M is an M, the A is an A, and the O is an O. And what about L? L is another kind of Pi, according to me. More beautiful than P (or Pi, or Pie, as we discussed on another entry). So, anyway, there you are, lost, somewhere in Moscow and trying to know what street you’re on is an Odyssey. Go and ask a local woman, politely, if she speaks English (in English, because it’s f***ing hard to say that in Russian) so that she says “niet” and you tell her with your face-making gift and in a kind of Spanglish “please, kind person, could you point on my tourist map that has only half of the street names, where the hell we are, please, please, preeeettttyyy pleeeeeaseee????” Da. Duh. Pf. Poor woman, I put her on the spot, it looked just like a test or an exam. Maybe there was a camera rolling somewhere? And then she started moving her finger all over the map, from North to South to East to North by Northwest. And I was like, oh, please, no, no nononononono, I know we’re in this area, please don’t tell me we’re ont he other side of the ring, pleeeeaseeee, I’m not sooo dumb! Or I am. Or not. Dunno. Anyway, the thing is that, phew, we were right where I thought, but, since the Russians won’t let us pedestrians to crosss those magnificently huge streets of them, I had to walk a long walk until I got back where I needed to be. With a hit and run attempt included. Hahaha. But I’ll talk about that some other day.

For now, I’ll try to make clear that C-shaped Pacman clouds eat U-shaped ones. And that I flew to … Mos…CÚ! (or Moscow, same thing, no C U). And the circle of nonsense is closed. There you go.

Cheers, people. Sorry you’ve missed me so much and you couldn’t read my daily bothering just like I wanted to… I don’t know why I couldn’t use the Internet connection from my laptop PC back in Moscow.
c

 

 

61/365

02. ABpRIL, Mi vida / My life, Viajes / Travel

61_365

Ya me voy, gentes. Mañana parto presta hacia las tierras rusas de mi rusa amiga. ¡Bieeeeen!
Por si se veía poco la capital de las rusias, la he señalado con el dedo.
Y nada, me llevo trabajo para hacer en el avión y entretenerme, además de la cámara para fotografiar las tierras desde el aire.

Es bastante alucinante lo de volar y estar suspendido en los aires, ¿verdad? A  mí me descoloca mucho, y eso que ya he volado unas pocas veces.

Mañana me esperan unas cinco horas de vuelo con fruta de comida. La he pedido yo, porque estos rusos son muy majos y te ofrecen una infinidad de menúses distintos entre los que elegir. Que si comida asiática, asiática vegetariana (a lo mejor tenía que haber pedido una de esas), vegetariana estandar, frutícola (mi elección), de acá, de allá, chimpún, pimpán, que si tal, que si cual. Había tanta cosa que fui a lo que sé qué es seguro. Las frutas. A no ser que me pongan alguna cosa fina filipina, o un durian de aquellos. Puaj.

Y nada más, la próxima vez que retransmita, lo haré desde allá. Así que, como ahora tengo que hacer maletas y demás preparaciones para viajes, os dejo. Sí, lo dejo todo para última hora. Ya. Lo sé. Procrastinación, ese gran palabrón.

Pasen una buena tarde. Buenas noches desde España.
Saludos, pandilla.
c

I’m almost leaving, people. I’m actually leaving tomorrow, though, to those Russian lands of my Russian friend. Yayyyyy!
In case you couldn’t see the Russian capital properly, I’m using my finger to show you.
I’m bringing some work with me to work on the plane and also my cameras to do a photoshoot of the Earth from the air.

Flying is such an incredible thing, really… being suspended in the air, right? It throws me off (?), and I’ve already been on a plane several times now.

Tomorrow, I’ve got around 5 hours on the plane, with fruit as my meal. I’ve asked for that… these Russians are very kind and they offer you endless possibilities to choose from. Asian food, asian vegetarian food (maybe I should have chosen one of those), standard vegetarian, fruit (my choice), from here, from there, from everywhere. There were so many options that I selected the one I’m sure it’s going to be good. Fruit. Or maybe they’ll include some weird fruits… like that durian, yuck!

And nothing else today. Next time I broadcast, it’ll be from Moscow. So I leave you in peace now, cos I have to pack and do some other travel related stuff. Yes, I do everything in the last minute. Yes. I know. Procrastination, that great word.

Have a lovely evening. Good night from Spain.
Cheers, people,
c

http://www.youtube.com/watch?v=MeMIzUJSpsA

¡Feliz Cumpleaños, Madre! · ¡Feliz Aniversario, Padres! · ¡Feliz Embarazo, A+A! · ¡Feliz Todo, gentes!

comer, vivir

Bueno, lo primero, decir que me está dando penica el perderme cumpleaños varios y aniversarios, festejos, visitas a Logroño, bodas, embarazos y demás cosas bonitas e interesantes que acontecen en la tierra patria. Pero bueno, ha habido y habrá muchas más por venir, ¿verdad?


Mi querido Señor Padre
me gestionó las cosas de los problemas con los de Vodafone, más majo. Los señores telefónicos han contestado vía OCU y mi gestionador padre me ha mandado el mail de respuesta. Básicamente me dicen lo mismo otra vez, que es el 3G, y que lo que es, es y que es así y no se puede cambiar. Que lo sienten mucho, que cambie las cosas en mi móvil para que no me vuelva a pasar (cosa que no me ha vuelto a pasar, menos mal). Dicen que puedo enviar una contestación, pero la verdad es que creo que he llegado a la conclusión de que no se puede contestar mucho, ¿no? No creo que se pueda hacer nada más… supongo que lo único que podría hacer sería decirles que le digan a la gente más claramente lo que va a pasar con sus facturas cuando salen al extranjero, pero vamos, que no me van a devolver nada ni a pedirme disculpas. ¿A vosotros se os ocurre algo?

Javierito y Mónica se van a Galicia. Se lo conté a Helena y Jose (que es gallego) y no sabes la envidia que nos da. Aquí andamos siempre hablando de lo bien y barato que se come allá. Siempre acabamos hablando de comida española durante las comidas… que aquí no se come mal, pero no es lo mismo, no está todo tan bueno, o eso nos parece. Y desde que nos pasó lo de la Raya podrida del chino donde comprábamos el pescado (y que volvieron a colocar en el mostrador después de ir Helena a devolverla… ¡PUAJ!), no hemos vuelto a comprar ni a comer pescado fresco, y se echa mucho de menos… Pero bueno, comemos albóndigas de tofu, que no sabéis lo bien que nos quedan. Asombrosamente están muy buenas  y no parecen de tofu.

El 4 de Julio festejaron el cumpleaños de mi Señora Madre por todo lo alto aquí. Madre, no sabes cómo te quieren por acá… y no sólo en SF… ¡en todo el país! Fuimos a ver los fuegos artificiales que hubo en tu honor por la noche a una plaza que está en un alto de una colina, Lafayette Park, se llama. No estuvieron mal, pero tú te mereces mucho más, sobre todo para ser una ciudad grande y conocida como esta, pues no fueron la caraba, la verdad… casi fueron mejores unos que vi en Portonovo hace dos años, que es un pueblucho… Eso sí, lanzaron fuegos artificiales con forma de cara sonriente jejej, lo cual fue gracioso y original. Luego nos fuimos a cenar al Mel’s otra vez… y cené huevos revueltos, bacon y tostadas francesas con sirope de arce… Jeje. A veces es preocupante lo mucho que se pegan las costumbres de aquí.

Helena y Jose compraron ayer una báscula y me pesé vestida y creo que hasta he adelgazado un poco, fíjate tú, así que Padre, no me eches mucho la bronca por mis comidas… jejeje… Como aquí no tenemos dos neveras, 2 congeladores, un arcón y una superdespensa, pues claro, a lo tonto como menos.

Qué más…. Ya he encontrado un barniz para los FIMOs. Es en spray y luego me quedan los fimos como con puntitos, pero bueno. Tengo que pedirle a Helena unos imperdibles, que tiene millones, para ver si los muevo hoy, mañana o pronto, vaya.
Ayer intenté ponerme a ver si moldeaba algo nuevo, pero las Musas no estaban conmigo y no salió nada de nada. Fatal.

Tengo más ofertas de trabajo buscadas, junto con las que me envió Gonzalo, para mandar CVs. Los sitios a los que mandé los otros aún no me han contestado… y me da que no van a hacerlo, pero bueno, al menos hice algo y los envié…

Y bueno, a ver qué hago este fin de semana. Supongo que me pegaré un poco a Helena y Jose, intentaré escribir más Cover Letters de esas (qué rollo tener que escribir una específicamente para cada puesto de trabajo que solicitas, la virgen), saldré un poco, intentaré no gastar mucho, comeré y dormiré y poco más.

Creo que desde la última vez he puesto alguna foto más en Flikr, por si queréis verlas..

¡Ah! Y para el que no lo sepa, he postpuesto mi vuelo para el 14 de septiembre...

Espero que vuestro fin de semana sea bonito y entretenido.
Muchos besos a todos, pandilla.
c

Pd. esta entrada antes fue un correo electrónico para mi Sr.Padre. Ha sido reutilizado, editado, aumentado y disminuído. Será que me inspiro más contestando al Jefe 🙂

Do you remember…

turismo

¡Hola, pandilla!

Después de 10 días de duro turismo por la ciudad, alrededores y más lejos que alrededores, vuelvo a estos caseros y electrónicos lugares para contaros las cosas que hemos hecho mi querida Susanita y una servidora.
Intentaré hacerlo lo más ameno posible e intentaré acordarme de todo lo que hemos hecho, lo cual es dificultoso, porque hemos hecho mucho. Gracias a los dioses habemus reportaje fotográfico, cosa que ayuda a que las neuronas funcionen más o menos adecuadamente.

Como veréis, me ha dado por las gaviotas. Hay muchas, están muy blanquitas y limpias y son fotogénicas. Al menos a mí me lo parece. Suelen estar un poco moscas. Supongo que como tienen un ojo a cada lado no les gusta que te pongas fuera de su rango de visión o algo y están venga a girar la cabeza con cara de malas pulgas. Jiji. Pobres.
Las fotos del despegue de gaviota y el retrato de gaviota son desde el Pier 7, del que ya os he puesto fotos de ahora y de hace 3 años hace unas cuantas entradas. Llegamos allí recorriéndonos la calle Market desde Union Square, donde nos dejó el 38.

Era uno de los recorridos que más hicimos en el verano de 2008. De hecho hicimos un camino bastante parecido, porque luego seguimos hacia el Pier 39, en donde está el centro comercial (bastante) para guiris, con la ferria y los majos Leones Marinos tomando el sol, pegándose porrazos y subiéndose los unos encima de los otros. Esta vez había bastantes menos, eso sí. En el Pier 39 y aledaños hice las fotos de las amapolas de California, Susana girándose y la niña del gorro admirando a los leones marinos. Entre Susana y yo le hicimos un book entero a la enana, jiji.

Comimos en el Pier 39 en un pseudoitaliano llamado Luigi’s o algo así, que estaba bastante potable, con vistas a la Bahía. Creo que esto ya lo conté… y también que mientras nosotras comíamos el resto de la gente cenaba. Eran como las 4 o 4:30. Aún me alucinan estas cosas.

Si es que me comen de todo, que no?

Después proseguimos el camino hacia Fisherman’s Wharf. No hemos probado la sopa de almejas en pan redondo (Clam Chowder, os puse una foto por ahí otro día). Eso sí, encontramos a una de mis amigas comiéndose una, ahí va la imagen que lo corrobora   >>>>>>>>>>>>>>>>>>

Y seguimos y seguimos hacia la playita de las gradas, en donde estuvimos un rato sentadas, zapatillasenlaarena, haciendo de cotillas con objetivos. Fotografiando a niñas perseguidas por olas, a turistas varios, a gentes que estaban en las gradas… ¡y a los bañistas! ¡Sí, amigos, en esta playa hay de eso! La mayoría de ellos debían tener entre 60 y 80 años. Chicarrones (y chicarronas) del norte que se estaban haciendo largos y largos de un lado al otro de la playa, con Alcatraz y Marin de fondo y Fort Mason y Golden Gate mirándonos desde la izquierda (o el Oeste).

Seguimos por Fort Mason, en donde pasamos por una Ferria de comidas y músicas mayormente latinas u orientales que no recuerdo cómo se llama, pero que oímos que la tienen todos los viernes, creo y no comimos nada, porque acabábamos de comer, así que seguimos y seguimos por el barrio de Marina, en donde tienen unas casas que dan al gran césped de delante y el agua. Casas con unas fachadas que son casi todo ventana. Casas-escaparate. Mansioncillas estilo hacienda mexicana, muchas de ellas. Casas bonitas, casas feúchas, casas tremendas. Casas en calles con nombre de ciudades o gente o cosas españolas: Ávila Street, Toledo Street, Cervantes Boulevard, Retiro Way, Mallorca Way, Alhambra Street…. todas metidas entre Fillmores, Scotts, Divisaderos (uy, éste es hispánico), Beaches, Pierces y… ¡Capras!

Seguimos y seguimos entre campos de deporte, zonas marismeñas llamadas Crissy Fields, que para 2100 (?) habrán desaparecido por la subida del agua en el mundo, viendo las obras del nuevo nudo para llegar al Golden Gate desde el Exploratorium (al que no fuimos, otra vez), con las casitas de los militares al fondo, con la playa a la derecha, una playa con unas vistas tremendas y con gente que pasea a sus perros o corre o se toma copas de vino mientras juega con sus nietos en la orilla. O donde ves gentes con perros enanos que van en coches con bigotes gigantes naranjas de pelo de teleñeco en el parachoques (esa foto es de Susana, la pondré otro día si ella me deja, o que ponga un enlace… porque es pa verlo). Gente rara, gente de aquí. Gente molona. Gente sin complejos, eso seguro.

Bodorrio Goldengueitiano… aunque no fuera gay

Gente que se casa en la playa como si nada, con unos cuantos amigos y unas cuantas familias, supongo, y gritan y los novios se besan con la puesta de sol Goldengueitiana de fondo, todo muy bonico y bucólico y bellio…

Y sigue que te sigue llegamos al Golden Gate, por Marine Drive, ese trocito de calle que lleva a Fort Point (donde la foto que puse de Vertigo), aunque esta vez no llegamos al Fuerte, nos quedamos haciendo las fotos que puse el otro día de la puesta de sol en el Golden Gate y los intentos de fotos con larga exposición, que no quedaron mal del todo… pero esas fotos ya las habéis visto.

Parriba de la cuesta que nos fuimos a coger el 28, que nos deja en California con Park Presidio Boulevard, a unas… 6 manzanas de casa. Y a descansar.

______________________________________________________________

Hoy ha sido un día descansado y triste. Nos levantamos a las 5 porque el shuttle (la fregoneta) venía a recoger a Susana a las 6. Su vuelo era a las 8:30. Ha llegado bien al aeropuerto, llegó bien al JFK y espero que llegue sana, salva y no extremadamente cansada a casa.
Después a la cama de nuevo a descansar y curarme el sueño hasta las 12 o así. Comer salmón al horno con un arroz con setas estilo risotto que ha hecho Hele y ha quedado muy bueno (una cosa que echaba de menos, la comida casera… mucha pizza y mucho restaurante estos días) y chocolate del que regaló Susana a Helena y Jose. ÑamÑam.

Después de 10 días permanentemente juntas, se me hace raro estar sola (bueno, no estoy sola, estoy con Hele y Jose, pero en casa). Ahora estoy tristona y llorica y la echo de menos. ¡Bah! ¡Tenías que haberte quedado más tiempo, somos tontas!
Han sido 10 días que han parecido 2, qué cosa más rara. Diez días de acá para allá. En San Francisco. En Yosemite. En Marin y los Muir Woods. Menos mal que, como Susana me conoce bien, me ha dejado descansar un par de tardes, porque estoy vieja, no estoy en forma y si no, no doy mucho de mí, o de sí.
Diez días tan repletos de cosas que no he tenido tiempo, o fuerzas, para contaros. Demasiadas cosas y sitios y pizzas hawaiianas que contar y comer. Teatros musicales con pelucas gigantes o con lobeznos danzo-cantarines y chistosos. Parques nacionales con árboles gigantes y plantas paleolíticas. Squirrels! y Chipmunks (que vienen siendo Ardillas grisáceas y ardillas pequeñas pelirrojas hiperactivas). Golden Gate Bridges, Golden Gate Parks, Golden Gate Avenues.
Espero poder resumirlo decente y amenamente (¿esa palabra existe?) y que no muráis de cansancio del lector de blogs carolíngicos.

Os dejo por hoy, para vuestro descanso y tranquilidad.
Muchos besos a todos desde la ciudad a la que han vuelto la niebla, el viento y el frescor. Será porque se iba Susana….
c

El mundo es portátil.

aeropuertos, tecnología, viajes

Hola, mundo.

Aquí va un mejunje de cosas sobre el viaje de Madrid a San Francisco.

Tanto preocuparme por si me iban a dejar entrar en los USAs y al final todos los problemas fueron en la tierra patria, aunque supongo que los de la señora que me sometió al tercer grado tenían su orígen por estas tierras, digo yo, ya que trabajaba para US Airways.

La buena señora me preguntó de todo. Que por qué vengo, para qué, con quién, a dónde, qué voy a hacer, si estoy segura de que mis amigos me van a dejar quedarme 4 meses, quiénes son mis amigos, cómo los conocí, dónde, cuándo, dónde viven, qué hacen allí, qué curso voy a hacer, dónde es, cómo se llama la escuela, hasta me pidieron los papeles de la inscripción (creo que llamaron para ver si era verdad), que de dónde he sacado el dinero para venir, que qué planes tengo, que cuándo me dieron la visa y si fue específicamente para este viaje, que cuándo compré el billete, dónde, cómo pagué. La cosa daba un poco de miedo, la verdad.

Después de este entretenimiento prefacturación, pasé a la última despedida en tierras españolas, de mi señor hermano el Gonzalo. Más lloros y más lloros, me he convertido en una madalena por unos días.

Y ahora vino la segunda parte de los líos. El control.
Pasa una vez. No pitas pero te ven una cosa colgada del cuello:
– ¿Qué es esto?
– Dinero.
– Ay, ay, señorita, esto lo tiene que pasar usted por los rayos también. Vuelva a pasar por el arco, por favor, y de paso quítese también las zapatillas.
Estire los brazos. (Cacheo y vuelta a pasar por el arco de los pitidos).
– Muy bien, muchas gracias.

– Perdone, esta maleta es suya?
– Sí. ¿Hay algún problema?
– Tiene dos discos duros aquí, ¿verdad?
– No, sólo llevo uno, porque no tengo dos.
– ¿Seguro?
– Pues sí, mire, es que no tengo dos, pero si los tuviera, los llevaría.
– Bueno, pues tiene que sacarlo de la maleta, pasarls en una bandeja, como los portátiles y volver a pasar la maleta también.
(Abre la maleta, saca el disco duro, trasládalo al otro lado y pásalo de nuevo, uff)
– Muy bien, muchas gracias.
– Ya mejor lo dejo fuera para los controles venideros, ¿no?
– Si ya no tiene más controles, da igual.
– No, tengo en Estados Unidos.
– Uy, entonces mejor sí.
– Muchas gracias, buenos días.

A partir de ahí, todo como la seda fue. Un vuelo muy bueno, el paso de la aduana (me dejan quedarme hasta el 17 de septiembre), recogidas de maletas y control en Filadelfia fenomenal y hasta me dio tiempo a chatear un poco con las gentes estando allí.

Todo el mundo con su portátil. En el avión, en el aeropuerto, seguro que hasta en el baño.
No eres nadie sin uno. Un laptop, un netbook, un iPad, un iPhone, un SmartPhone, un algo.
Todos con el facebook. Todos con twitter. Todos con varias cuentas de email. Todos chateando, con MSN, con Skype. Todos buscando enchufes como locos en la puerta de embarque porque retrasaron nuestro vuelo y las baterías morían una tras otra, una tras otra. Gracias a los dioses yo llevaba un adaptador…………….un adaptador que no funcionaba, porque era al revés, para adaptar enchufes americanos a enchufes “normales”. Soy muy lista. Pero llevaba mi portátil. Para mí que te hacen llevarlos encima para que te entretengas y así te quejes menos. Para que estés callado y te portes mejor. Por eso ahora puedes conectarte a las redes desde los aviones por un módico precio y desde los aeropuertos con su WiFi gratis, menos en Barajas, que no acabé de entender por qué no me funcionaba.

Y bueno, ya quedaba menos de viaje. Muchas turbulencias en el segundo vuelo. Muchas muchas muchas MUCHAS trubulencias sobrevolando las Rockies, pero muchas. Una luna treeemeeeennndaaaaaaaa acompañándonos todo el vuelo, lo cual se agradeció, aunque no llevaba cámara para fotografiarla, pero era muy espectacular la vista de la lunaza iluminando las Rocosas todas nevadas, y los pueblicos de gente loca que vive ahí todos embombillados.

Gracias al Shuttle que habría contratado, por sólo $17 (un poco más de 12€) me trajeron rápidamente a la casita franciscana, muy bonita por dentro (bastante fea por fuera, aunque ya me parece menos fea, y hasta le veo “un algo”). Jose me subió el maletón y ¡me tenía la cama montada! Y me hicieron un té con menta y me dieron conversación hasta las 2 de la mañana, hora para la que me entró un mareo tremebundo post-viaje con jetlag (el cual aún sufro, todo el día con sueño, cansada, con hambre)

Y ya. San Francisco me recibió lloviendo, pero hoy ha salido el sol así que me voy a bajar a comprar algunas cosas que necesito, y luego postearé sobre el día de ayer.

Saludos a todos, gente. Familia, amigos, españoles todos (aunque sea de adopción).
Nos vemos por las redes, contadme cosas desde allá donde estéis.
¡A ver si voy poniendo foticos del barrio y esta ciudad taaaan bonita!

Unos besos,
c