Valar dohaeris

series, viajes

_MG_7727b_1200

En King’s Landing hay simpáticos músicos callejeros que tocan fenomenalmente mientras posan para mí. King’s Landing, también conocido como Dubrovnik, está repleto de gentes más de allá que de allí (como una servidora). Hordas y hordas de nosotros recorren el mismo camino en la ciudad antigua pero nueva: desde la entrada de la muralla hasta el puerto, pasando por la calle principal y la plaza de la catedral, ataviados con sus mejores chanclas con calcetines, dejando que los cabellos de sus perneras se aireen al viento croata, cobijándose del incesante sol que bota y rebota en las piedras que nos rodean por todas partes bajo las alas de sombreros comprados dos paradas antes y pesados collares réflex marca Nikon o Canon.

Hablando de crobatas, ¿sabía usted que la corbata proviene de los croatas? Eso rezaba el escaparate de una tienda de la perla del Adriático. De corbatas, claro. WikiPedia dice: “Su nombre viene del italiano, corvatta o cravatta, derivado de “croata”. El origen data del año 1660, cuando los jinetes del ejército croata usaban pañuelos de colores al cuello.Así que, a partir de ahora, échenle la culpa a los croatas por ponerles un lazo al cuello, señores.

Lo que se aprende viajando.

Dubrovnik, a parte de tener un nombre muy bonico (me pregunto qué significa, voy a buscarlo… Por lo visto deriva de una palabra eslava que significa “bosque de robles”… ya sabía yo que tendría su aquél (¿aquél ya no va con tilde?). Lo que no sabía es que la parte antigua amurallada se llamaba Ragusa, a la que los romanos llamaban Lau, que significa “la roca”), es una ciudad dorada de techos de teja naranjas y hierros verdes con un mar azul profundo, aunque a veces se torna verde esmeralda o azul cian. Y el cielo es azul, muy azul. Azul celeste. Jajajajaja. Dicen mucho del cielo de Madrí, pero el de allá no se queda corto.

Realmente, es una pena que esté invadido por tribus foráneas que surcan sus calles y murallas en formación hormiguil sin formación; o de rebaños de ovejas de culos de colores variopintos (al menos en la estación calurosa, a lo mejor durante el invierno se convierten en hormigas de verdad). Lo han reconstruido tan bien que parece que no ha pasado el tiempo (ni unas guerras hace dos días, como quien dice) y está como los chorros del oro.

Una cosa mala tengo que decir… esos pavimentos de las calles antiguas son muy bonitos, pero si ya patinan cuando hace sequía, no quiero ni imaginarme los deslices de los extranjeros cuando estén mojados y reflectantes. Las fotos callejeras podrían ser descacharrantemente preciosas. ¡Zas! ¡Clic! ¡El reflejo de un turista pegándose una piña!

Asombroso me pareció que parece que todos los tenderos parlan español… y aquí nosostros hablando solo nuestro precioso idioma y cuatro palabras mal dichas de inglés. Así no vamos a ningún lado. Además, de los cuatro que hablaban bien bien inglés, se nos han ido 3, fijo. Y croata aquí no habla ni el tato, como si lo viera.

En fin, el señor de la foto le daba, junto al señor del laud y al señor que vendía corazones típicos de allá (ataviados ambos con ropajes típicos de la época de antaño, muy rojos y dorados ellos) y las señoras del mercadillo de joyerías, el toque final de molonidad a la tal Ragusa. Una pena no haber llevado puesto el bañador para sumergirnos en las estupendas aguas allá pasado el puerto, donde la muralla da la vuelta. Tenían una pinta estupenda. Hasta había unas escaleras de piscina para facilitarnos la inmersión.

Me resulta bastante curioso lo de verlo cada semana en la caja tonta (que a veces no es tan tonta; gracias, HBO) -o en el monitor, en su defecto-. Aunque, sinceramente, George, parece mucho más agradable la versión real que la ficticia.

Todo el tiempo que pasé en King’s Landing, estuve acordándome de (y esperando encontrarme con) los personajes habitantes del lugar, preguntándome dónde se metían, porque yo los había visto por esas mismas calles. ¿Lannisters, dónde os escondéis? ¡Tyrion; Cersei; Jaime; Joffrey Baratheon el rubio, first of his name; ¡Sansa! ¿Sansa? ¡Sansaaaa! ¡He visto a Sansa! Ahí estaba ella, bajando hacia la calle principal, con su pelazo de tinte rojo anaranjado y su “calentito” “vestidazo” “veraniego” de boda… púrpura; tapadita bajo un parasol que una ente, ataviada con unos cascomicrófonos a la cabeza, portaba bien alto (que la chata es una torre) .
Detrás de Sansa iban un señor que no conocía por aquella época (ahora creo que era Oberyn Martell) y una señora a la que no le ponía papel (que ahora juraría que era Olenna Tyrell – ¡chunchun, glups!). Yo, mientras, pegando botes. Mi hermana, mi cuñada y mi sobrino, mientras, flipando un poquito. SMS instantáneo a mi hermano: “He visto a Sansa. HE VISTO A SANSA!” (que no recibió… hasta que volvimos a Madrí). En fin, locura transitoria. A veces pasa.

Una pena no haber visto también a Tyrion o a Brienne o a Jaime o a Cersei o a Tywin o a Lord Varys y sus pajaritos o Petyr. O a mi querido roasted Joffrey. O a un Jaqen H’ghar, pasándose por allí. Les habría dicho cuatro cositas. Los demás es que me pillaban lejos, pero otras de sus localizaciones son mis próximos lugares de visita. Escocia e Islandia, here I come! (Cuando tenga dinero, meh, duh.)

En fin, ved Juego de Tronos y visitad Ragusa/Dubrovnik. Yo espero volver, los dioses mediante.
Valar Morghulis, pandilla.
c

Para el que le interese, los metadatos:
f/2.5, 1/1250 s, ISO 200, objetivo Canon 85 mm f/2.8.

PD. The North remembers.

 

¡¡¡¡¡ SPOILER ALERT para el que no vaya al día !!!!!
Frozen /Juego de Tronos crossover. Jajajaja.

 

Anuncios

103/365

05. JULyIO, Desvariando, El tiempo / The weather, Mi vida / My life

103_365

Hace calor y no he puesto el aire acondicionado, así que me refresco con vino blanco, Juego de Tronos y viendo series. Además de regando y cuidando la piscina, o intentándolo.

Antes, he leído que en Facebook no se debería hablar del tiempo, ya que todos sabemos el tiempo que hace y llueve sobre mojado (ja, ja, jajaja). Pero bueno, tampoco veo que tenga mucho sentido, porque no todos los amigos de uno viven exactamente en el mismo punto. Ya dentro de Madrid, puede que aquí esté lloviendo y en Alcobendas no, así que es un consejo estúpido. Y ya si me pongo en que tengo amigos que viven en Moscú o en Escocia o en Estados Unidos, pues en fin. Tonterías las justas. Creo que el vino está haciendo efecto, ya os aviso.

En casa todo está apagado y se está haciendo de noche. Todo se pone oscuro, visto desde mi sitio del salón. No puedo encender ninguna luz porque los bichos verde-lima con alas vienen a comerme. Los grillos y demás bichos que aletean incansablemente produciendo ruidos estilo cri-cri o ñi-ñi (ese lo hago mucho yo o, mejor dicho, mi amigo J cuando le digo alguna cosa bonica :P) no paran de gritar. Afortunadamente, aún no han empezado ni las ranas ni los perros. Estoy viendo programas de gente que “viste mal” y le cambian el look. A veces me pregunto si no tendría que ir yo a uno de esos programas, para que me “adulterizaran”. No, esa palabra no es. ¿”Adultizaran”, quizás? Aparentemente (¿esto lo usamos en español? tengo un lioooo…), no visto adulta o acorde con mi edad o como debería para sacarme partido. ¿Sacarme partido? ¿Esquiusmi? ¿Eso cómo se hace? En fin… además… define “edad”. Porque yo me siento como los niños de 17 que veo en el autobús… hasta que los oigo hablar, claro. Entonces, de repente, me siento de 80. Siempre me he sentido bastante mayor, la verdad, o de una época que no es ésta. Me acuerdo de contarle eso mismo a MD en la entrada del cole, sentadas en el bordillo mediocircular, apoyadas en el muro-valla.  No sé si debería haber nacido en una época futura o en una peli de época (en la que habría tenido ese papel de la amiga de la amiga, que no es amiga, pero es petarda y chirriamte y spinster -o solterona-), en vez de Emma o Elisabeth o Catherine. Aun así, dicen que uno es el protagonista de su vida, ¿no? Eso no lo tengo muy claro, pero bueno. El vino está haciendo efecto, refinitivamente, así que mejor me callo ya, no sea que la lie. Ya he hablado demasiado, de hecho. Últimamente o no llego o me paso.

Saludos, disfruten de la noche sabadense.
c

So it’s hot ouside and I didn’t turn on the AC, so I cool down with some white wine, Game of Thrones and watching some TV shows. Also watering the grass and taking care of the swimming pool, or trying.

This afternoon, I read that, on Facebook, you shouldn’t talk about the weather, since we all know if it’s cold or warm. I don’t think that’s right, though, since not all my friends live in the same place. Even in Madrid, it could be raining over here and shining over there. So it’s a stupid advice. And, besides, I have friends who live in Moscow, Scotland or the US, so, meh. Wine is starting to work. Just warning you.

At home, all the lights are turned off and it’s getting darker. Darker and darker, from my spot. I can’t use any lights, because the winged lime-green bugs woll attack me and eat me. The crickets and other bugs that flap tirelesly making cree-cree or ñi-ñi (i know you don’t have that letter or sound in your language, but, meh) won’t stop shouting. Fortunately, the frogs and the dogs haven’t started with their concert, yet. I’m watching a TV show,… one of those where people who “dress badly” go (because their friends are awful and called the program) so someone change the way they dress. Sometimes I wonder if I should go to one of those, so I could be “adulterised”… Nop, not the right word. “Adult…ized”, maybe? Apparently, I don’t dress adult enough, or according to my age or I don’t make the most out of me. What? Excusemoi? How do I do that? Anyway… besides… define “age”, cos I sometimes feel like those 17 year olds on the bus, until I hear them talk, of course. Then, suddenly, I feel like I’m 80. I’ve always felt older, actually, or that I belonged to a different age. I remember telling that to my friend MD at the school entrance, sitting on the rounded curb, resting our backs on the wall. I don’t know if I should have been born on the future or the past (where I would have had that squeaky annoying spinster part, instead of being Emma, Elisabeth or Catherine. But they say you’re the protagonist of your life, right? Not so sure about that, but… Wine is wooooorking, definitely, so I better shut up, before I say something I should not! Already done that, actyally. Lately, it’s either too much or not enough with me.

Cheers, people, enjoy your Saturday night.
c

 

76/365

04. JUNeIO, flora, Fotografía / Photography, Macro, Madrid, Mi vida / My life, Paisajes / Landscapes, Retrato / Portrait, Series / TV shows, Street Photography, Viajes / Travel

76_365

Éstas son mis tarjetas nuevas. De Moo (www.moo.com). Moojetas. Calles, paisajes movidos, bebés, hojitas, gente por la calle, árboles, macros abstractos, exposiciones rusas múltiples, flores, bodas y mi nombre. Mi nombre es importante. Hasta viene el correo electrónico, el teléfono y tal. Pensaba borrarlos (de la foto), pero luego he pensado (de nuevo), “pa qué, si lo que quieres es que te contacten, toli”.

Éstas son mis nuevas tarjetas. Coloridas y oscuras. Movidas y de cerca y de lejos. De gente o de cosas. Son preciosas, brillan cual foto en brillo. Hay 50 y cada una es distinta de las demás. Porque elegir una se me hace muy difícil. Ya sabéis que a una le cuestan esas cosas. Sobre todo cuando una es extremista en cuanto a maneras de ser. Superfeliz, dolorida, triste, hiperactiva, pasiva total. Así que mis tarjetas son un buen resumen (o CV) de una. ¿No?

Tengo un lápiz magnético. Por ahora, se dedica a estar de pie. Es muy útil, siempre se le ve. Es como un rascacielos. Gracias a él me oriento en casa. Tengo una bolsa de foto nueva en la que me caben muchas cosas. Ya tengo todos los tamaños posibles. Porque nunca se sabe cuántos objetivos vas a querer llevarte. Tengo para uno/dos, para dos/tres, para todos. ¡Yupi! Tengo un filtro ND. Yupi yupi. Ahora sólo me falta un trípode. Jiasjiasjaisjais. Uno con zapata. Sin zapata ya tengo, pero no creo que soporte mi cámara nueva (nueva=última, no os creáis que también tengo una nueva) y mis objetivos pesados.

¿Y por qué no me atrapó a mí Juego de Tronos? Pues no sé, pero ahora estoy de lo más contenta con esa serie. Muy estupenda. Mucha intriga. Mucha señora desnuda. Señores no. Ahí se nota la igualdad en ese planeta paralelo basado en el nuestro pero distinto. Qué chusma son los malos, oye. Pero chusma chusma. Y se muere hasta el apuntador. Nunca sabes quién va a caer. Y, de repente, ¡zas!, en toda la garganta. Cortar cuellos ya no está tan de moda en estos tiempos, ¿verdad?
En fin, después de un tiempo largo en el que me la recomendaban a mí encarecidamente, os la recomiendo yo ahora a todos los que no la veis.

Saludos televisivos con tarjetas nuevas y lápices que se ponen de pie, pandilla.
c

PD. ¡Gracias por los regalos, chavales!

These are my new business cards. From Moo (www.moo.com). Moocards. Streets, blurry landscapes, babies, leaves, people on the street, trees, abstract macros, multiple Russian exposures, flowers, weddings and my name. My name is important. There’s even my email and phone number and all. I thought of erasing them (on this pic), but then I thought (again), “why, if you want people to contact you, stupid?”

These are my new cards. Colourful and dark. Blurry from up close and far away. Of people and things. They’re so gorgeous, shiny as a glossy print. There are 50 of them, and each one is different. Because choosing one is very hard for me. You know these kinda things are tough for me. Especially when one is an extremist, regarding behaviour and way of being. Superhappy, achey, sad, hyper, passive. So my cards are a great summary (or Resumé, or CV) of moi. Right?

I have a magnetic pencil. For not, it likes to be standing up. It’s so useful, you can always see it. It’s like a skyscraper. Thanks to my pen, I can get my bearings at home. I have a new photobag, where I can keep many things. Now I own every size possible. Because you never know how many lenses you’re gonna wanna bring. I have one for 1-2, another one for 2 or 3, and one for all of them. Yay! And I have an ND filter. Yay yay! Now I just need a tripod. Hahahaha. One with a shoe. I already have one with no shoe, but it probably break because of the weight of my camera and lenses.

And, why didn’t Game of Thrones hold my attention? Well, I don’t know, but now I’m so happy with that show. So wonderful. So intriguing. So many naked women. Not men. There’s the equality between men and women on that paralell universe based on ours but different. And the bad ones are scum. Scum scum. And everyone dies. You never know who’s gonna die. And, then, pow! right in the throat! Cutting throats is not in style anymore, right?
Anyway, after a quite long time of people recommending this show insistently to me, now I do the same. Go watch it!

Cheers with new cards, standing pencils and cool TV shows, people.
c

PS. Thanks for the gifts, dudes!