48/365

02. ABpRIL, Dolor de cabeza-Migrañas / Headache-Migraines, Mi vida / My life, trabajo

48_365

Pues ésta es mi vida. O desde aquí la miro. O la suelo mirar. Ahí está mi ordenador, con el que me entretengo, con el que trabajo con palabras, con el que trabajo con imágenes, con el que escucho música y veo series, películas y vídeos y con el que escribo un compendio de todo, este blog “multimedia”, como dicen algunos.

No se ve toda la vista que tengo, porque no he querido ponerla. Obviamente tengo un ángulo de visión mucho más grande que el que un objetivo 50 mm que se convierten en 85 al estar en mi cámara me proporciona. Veo a mi madre, veo a mi padre, veo la puerta, veo la cocina, veo todo el salón. No veo la calle ni a otras personas. No veo el bullicio ni la tiendas. No veo aceras ni pies que corren raudos por ellas.

Siempre tengo pastillas a mano, eso sí. Un paracetamol. 4 horas después un ibuprofeno. 4 después otro paracetamol. Otras 4 después otro ibuprofeno. Y así. Sigue sin quitárseme el dolor de cabeza, así que no sé si seguir con mi supercombo o dejarlo. Estropearme el pobre hígado a base de pastillas que no me sirven de nada no sé si es muy inteligente.

La foto no es muy allá, pero es que mi vida tampoco es la más movida ni la más interesante del mundo. A lo mejor en otro momento se convierte en una vida rápida, corriendo de un lado a otro, con gente interesándose por todo lo que hago, digo, o dejo de hacer o de decir. Nunca se sabe. Y en estos tiempos, menos.

En fin, nada más. Estos días no están siendo muy entretenidos.
Saludos a todos los que me leéis, pandilla. Y muchas gracias.
c

Welcome to my life. Or to where I look at it from. Or I usually look at it. There’s my laptop, with which I entertain myself, with which I work with words, which with I work on images, with which I listen to music, watch TV shows, movies and videos and with which I type a compendium of everything, this “multimedia” blog, like some people say.

You can’t see all I see from here, because I didn’t want to show it. Obviously, my angle of vision is larger than what a 50 mm lens (which turns to an 85 mm when put in my camera) offers me. I can see my mom, my dad, the door, the kitchen, the whole sitting-room. I can’t see other people or the street. I can’t see the racket or the stores. I can’t see the sidewalks or feet running fast.

Of course, I always have some pills on hand. 1 paracetamol. 4 hours later an ibuprofen. 4 later another paracetamol. Then another 4 hours later another ibuprofen. And so on. The pain won’t go away, so I’m not sure if I should keep on taking this supercombo or just stop. Messing my poor liver up because of some pills that are no use… I guess that”s not smart.

Today’s pic is nothing special, but my life isn’t the most active or interesting of the world. Maybe it’ll get busier, faster, running around from one place to another, with people being interested in whatever I do, or say, or don’t do, or don’t say. You never know. And, in these times, even less.Anyway, nothing else.

Sorry, these days aren’t fun… at all!
Cheers everyone. Thanks to everyone who reads my nonsense, people.
c

Anuncios

menéate aunque no quieras

Sin categoría

Qué raro es sentir terremotos, las cosas (la casa, mayormente), se mueve de una manera extraña… de lado a lado, de arriba a abajo, como ondeando. Es una sensación bastante indescriptible.

Hoy, después del superterremoto ese que han vivido en toda la costa Este, esta tarde hemos sentido ligeros movimientos. Dos, para ser más exactos. Hace unos 5 minutos ha habido otro, más grande, pero menos que el primero que vivimos. De hecho, esta vez, Helena ni se ha enterado, piensa que Jose y yo estamos locos… y eso que fue ella la que lo pasó peor en el primero. Jejeje.

Resumen de terremotos durante mi estancia en San Francisco:

  • el primero, en casa, de 3.5 (o 3.8, depende de dónde mires)
  • el segundo, en Oakland, de 2.8
  • los dos minis de hoy, que para mí que no superaban el 1.5, como muucho
  • el de ahora mismo… yo diría… 2 o 2.algo

Obviamente he notado mil más, pero han podido ser cosas mías, locura sismológica transitoria. Y bueno, que la casa se mueve cuando pasan camiones, autobuses o cosas grandes por la calle, o la gente sube y baja las escaleras bestiamente. Aunque realmente el movimiento no se parece nada. Uno tiembla. Otro tiembla, se mueve…. ¡está vivo! ¡¡¡ ESTÁ VIIIVOOOO !!!

***

Días buenos, días malos, días buenos.

clases

Buenas, gentes de allá.

Aquí andamos, sentada en el sofá, en una extraña postura. El portátil en la mesa de café y yo echada para alante (que no echá p’alante, eh) con la barbilla apoyada en un almohadón dibujado con una ballena.
De fondo se escucha a Melvin y Ada hablando de una de sus actuaciones, que suena más de fondo, intermitente, porque lo pausan y le cuentan a Helena al respecto.
Mientras, José (que no Jóse, donde Jóse es JA, con el que vivo), se pasea haciendo fotos de todo tarareando. Siempre tararea, o canta, o toca.

Se iban el domingo. Se iban ayer. Se van hoy. ¿Se irán hoy?
Después de una semana y pico con ellos en casa, se les va a echar de menos.
Después de la despedida de ayer (la mía fue bastante fea y extraña, porque me tenía que ir a mi nuevo curso de fotografía, del que luego os hablaré), hoy habrá otra despedida.
No me gustan las despedidas.

Durante los días de amigable okupación salonística -han dormido en nuestro colchón extra y en el sofá-, he pasado unas temporadas extrañas de hiperfelicidad, ultratristeza y vuelta a la felicidad. Dolores de todo, sin noticias de curros, ¡desesperacióóóón! Todo eso sumado a hormonas revolucionadas, es un mal mal cóctel. (Pero vamos, nada nuevo, ya sabéis que siempre estoy así, un poco de psicólogo… o psiquiátrico).
Saber que no sé si me voy, pero que es muy probable, no me gusta nada.
En fin. A otro tema, que ahora estoy más contenta.

Ayer mejoró todo, sin saber por qué. ¿Será porque salió el sol?
En fin, me dio rabia tener que irme al curso en las últimas horas de estos aquí…. pero lo bueno es que me gustó mucho la clase (¡Gracias de nuevo, hermanos! Qué grandes ideas, qué grandes regalos.).
Mi profe es muy jóven y majo. Se llama Carlos Arrieta (y no, aún no sé si habla español, pero sé que es fan de los Giants). Se le entiende fenomenal. Según el temario vamos a ver muchas cosas que me interesan: foto de estudio, flashes, retrato, y cosas relacionadas con postproducción y cómo venderme. Eso me interesa. De hecho, hay un curso al respecto de eso, específicamente. Si me quedo, lo haré. O algo.

Nos ha mandado un montón de deberes. Tengo que hacerme autorretratos varios. Retratos conmigo en la imagen, retrato SIN mi en la imagen. Que explique quién soy sin tener que estar yo. Difícil. Retratos de gente. Rellenar un monton de tablas y cuestionarios sobre cosas técnicas de mi cámara, sobre mis gustos, sobre otros fotógrafos.
Y tengo que escoger 5 fotos de fotógrafos que me gusten. Y tres fotos hechas por mí que expliquen el momento fotográfico en el que me encuentro. ¿Sugerencias?
Bueno, además… la gente de clase parece maja. Ayer la chica con la que más hablé, Evan, que se sentó a mi izquierda, me dijo que me pasaba los apuntes que cogió en el nivel 1 de este curso por mail, y luego me contó que trabaja en la empresa de su padre que es de Gourmet Food, y que viajó a España hace un par de años y los españoles la tratamos fatal. Me disculpé en nombre de todos mis compatriotas (espero que os parezca bien) y me dijo que iba a hablar con su contacto de comidas españolas en USA, llamada Paz, que trabaja en NY, a ver si me encuentra un trabajo. No sé si se acordará, ¡pero qué maja, ay!

Y poco más… Creo que he subido alguna foto más desde la última entrada a flikr. Tengo que utilizar un flikr o algo para mis fotos de los deberes, pero no sé si usar el de siempre o hacerme uno nuevo. Hm. No sé qué será mejor….

Y ya me callo.
¿Qué tal todos ustedes? Luego me dicen, pero no me comentan na, sosos, más que sosos.

Bueno, muchos besos a todos desde acá. Disfruten del verano, las vacaciones…. ¡y los abuelos de los nietos en Santoña!
Saludetes,
c

Variaciones, Bizcochos, Fotografía…

clases, cocina, comer

Escuchando las Variaciones Goldberg tocadas por Mr.Gould me acuerdo de mis señores padres

Mientras, se está horneando en nuestro extraño y bestialmente caluroso horno fahrenheit de los años 50 un bizcocho de plántano. Más recuerdos de la casa de Madrid. Aunque aquí aún no me ha dado por hacer dos bizcochos, o un bizcocho y una tarta… todavía.

Mientras suena Glen y se hace el bizcocho, estoy retocando algunas fotillos para subir al deviantart y flikr. Ya he colgado unas cuantas estos últimos días. ¿Las habéis visto? ¿Qué os parecen?

Con suerte, gracias al curso de fotografía que  me han regalado mis señores hermanos, mis fotos mejorarán. Empiezo el próximo lunes, son 5 clases intensivas. ¡¡¡¡Gracias, hermanos, sois los más mejores!!!!

Y hablando de hermanos, ¡¡¡viva!!! Viene Ana con Noelia a finales de Agosto a verme! (Lo cual me recuerda que el 29 es mi última clase de foto, por cierto,…). Si, finalmente, no encuentro trabajo y me tengo que volver sí o sí a Madríd unos días después de que te vuelvas tú…. oye, traete hueco en la maleta, que he comprao algunas cosicas, ajajajaj. 😀

Y eso.
Llevamos unos días con otra visita, se quedan no sé si hasta el domingo o así, no sé. Tienen un grupejo de música fusión flamencoportorriqueña o así. Se llaman Mijo de La Palma, por si los queréis indagar. Son muy majos y nos hacen muchas comidas.

Y nada, y eso. Sigo mandando CVs, pero sigo sin tener respuesta de nadie. Una pena, porque había unos cuantos trabajos que creo (por una vez) que me iban como anillo al dedo. Y eso que mis dedos son rechonchos y con forma de minibastos por haberme carcomido las uñas tantos años.

Muchos besos a todos,¡contadme qué tal andáis ustedes!
Saludos desde el otro lado, a eso de las 9pm.

Parque(cito), Play[ota], Parque{zote}

cocina, comer, paseo, turismo, vivir

Florecillas moradas de Sutro

El segundo día nos fuimos al otro lado de la península, a la costa pacífica. Llegamos al Sutro Heights Park, en el que yahabíamos estado y desde donde hay unas tremendas vistas de Ocean Beach, una playa gigantesca gigantesca llena de gente que no se baña. Por ahora tienen un pase porque estamos en Mayo (ese día aún era Abril). El parque de Sutro es pequeñito pero precioso. Unos leones de piedra te dan la bienvenida, florecillas variadas de colores, pinos de los de aquí de tamaños tremendísimos y, como siempre, paseantes, paseantes de perros, familias y turistas que andan por allí tranquilamente.

Después fuimos bajando hacia la playa, viendo de lejos los Sutro Baths, que eran unas piscinas de agua marina mayormente aunque alguna dulce había con un edificio de hierro y cristal muy chulos por dentro) y pasando por la Cliff House, un sitio famoso aquí por las vistas y los varios restaurantes que tiene. Susana quería ir al brunch del domingo, pero no hubo manera de que me cogieran el teléfono para reservar, una pena. Por lo visto, desde los principios, ha habido 4 Cliff Houses, la más bonita la 2ª, que creo que cayó en el Gran Terremoto e Incendio de 1906.

Y seguimos bajando hasta llegar a la playa, Ocean Beach. Daba menos miedo que la otra vez que estuve con Susana y que el día que estuve con los del cole (el día que se nos tragó la niebla, brrr). Hacía mucho solecico, la arena quemaba y el agua estaba congeladísima y dolían los pies. Y ya que estábamos mojándonos los pies, ¿por qué no calarnos los pantalones y salir corriendo de la orilla perseguidas por una ola maléfica cargadas con las cámaras y los bolsos? Gran imagen debió ser esa.

Ocean Beach y Cliff House

Sand Dollar

Nos paseamos un poco  más por la orilla e intentando encontrar alguna concha chachi de esas que hay aquí, que son raras raras y se llaman Sand Dollars o Sea Cookies o Sea Biscuits (sí, como el caballo), pero estaban todas rotas. Son unas conchas rarísimas, no tengo ni idea de dónde aparca el bicho. Son redondas y planitas, pero no se abren, símplemente tienen un espacio pequeñito entre las dos caras del Dólar, son como una galleta rellena, pero no de esas con dos galletas una a cada lado, tipo Príncipe u Oreo, sino una de esas rellenas rellenas.

Helena y Jose encontraron una enterita cuando fueron ellos, suertudos que son.

Cuando más o menos llegábamos a donde empieza el Golden Gate Park nos volvimos a cruzar toda la caliente arenita oscura quemándonos más los pies, cruzándonos con las gentes vestidas totalmente o en bikini tranquilamente o con mis amigas las gavioticas o con alguna pobre medusa enarenada y mortecina. Salimos, nos limpiamos los pieses y las patas de arenas y los pantalones de sales también y nos adentramos en el bonito y verde mundo del la desconocida parte oeste del Golden Gate Park.

Nos recibía un molino holandés de madera oscura. Había hambre y de repente encontramos un chiringuito gigante y fashion donde había pandillas de franciscanos haciendo “picnics” servidos por camareros estupendos. Señores con sombreritos con una copa de vino en la mano y un pincho metálico con un número en una tarjeta que le indica el número del pedido a los camareros chachis. Todo muy curioso, parecía salido de una película de gentes adineradas inglesas. Creo que nos sentíamos tan fuera de lugar que proseguimos el camino a pesar del hambre que teníamos.

Vimos los campos de soccer-fútboldelnuestro con gente jugando o entrenando y pegando gritos. Florecitas moradas con tallos peludos (hay foto por ahí). Y seguimos y seguimos, en busca de lo que creíamos que eran búfalos, pero acabaron siendo bisontes, que no sé si son lo mismo o no. Al llegar a la verja de los bisontes… ¡encontramos un topito! Jijiji, ¡¡¡era más monooooo, más majoooooo!!! Salía de su topera (los parques de aquí estan LLENOS de toperas por todas partes) sacando la cabecita con esos piños tremendos estilo Nosferatu y comía y comía hierbajos. Además de unos dientes largos y tremendos, no os perdáis las uñarracas que tenía el bichito. Como para que te muerda mientras se agarra a ti. Grr. En fin, nos tiramos un rato haciendo un book al bichejo para que luego nos salieran 2 o 3 fotos potablemente enfocadas, era un bicho rápido el topete.

El topito Topete!

Continuamos después del topero descanso desfallecidas sin haber ingerido nada aún y por fin al lado de un laguito estilo piscinesco lleno de gaviotas y palomas encontramos un puesto de hot dogs, pretzels y cosas así. Bastante maluno el New York Hot Dog, el pretzel estaba bueno, salado y calentito al menos.
Un chico tenía algún tipo de problema con los pajarracos y hasta que no espantó a todos no se quedó tranquilo. Tardó unos 5 o 10 minutos. Susana se preocupaba por lo mucho que los niños se acercaban al agua, que parecía profunda, mientras sus padres y demás familia los miraban tranquilamente sentados desde lo lejos.

Y seguimos y seguimos y seguimos… y de repente encontramos praderas repletas de americanos haciendo barbacoas, jugando al voleibol con sus redes transportadas desde casa, globos de colores por todas partes, castillos hinchables para que los enanos peguen botes y se entretengan. Se lo montan bien aquí. A partir de cierto punto del parque, no había un trozo de hierba llano sin gente comiendo, bebiendo, jugando o de palique. Tremendo. El día acompañaba, claro, y los arbolitos todos en flor, snif, qué bucólico, o algo.

Y seguimos más, porque este parque es muy grande, muy grande. Para que os hagáis una idea, tiene unas 52 manzanas de largo por unas 9 de ancho. Manzanas de las de aquí, que no son precísamente cortas. Empezamos en la 52 y salimos en la 12. Un paseíto. Salimos de allí por la explanada de los museos deYoung (el de Herzog y deMeuron) y la California Academy of Sciences, que también la hemos visitado otro día y ya os hablaré de ello (millones de fotos de animalejos y plantas tengo).

Salimos en Fulton por la 10th Avenue. Subimos pasando Cabrillo, Balboa, Anza, Geary, Clement y llegamos a casita.
Eso sí, creo que luego pasamos por el Walgreens y por el chino Xie Xie. ¡Superinteresante!
Se acabó el segundo día.
Super ameno, ¿eh? Jejejeje.

¡Muchos besos, muchachada!
c

______________________________________________________________

Hoy ha sido tranquilo el día. Casa. Cocinar un guiso de algún tipo de carne que al final ha quedado demasiado espeso, porras. Comer. Siesta. Jugar con fotos. Ver alguna serie. Hablar con alguna gente. Contarme Susana que había llegado sana y salva y aún no había dormido (¡la loca de ella ha aguantado hasta como las 11 de la noche!).
Luego nos hemos ido al Trader Joe’s a hacer compra de algunas cosas necesarias y otras más de antojo (los mangos secos y esas cosas que nos gustan… que, por cierto, Susana, no has probado, ¡qué fatal!). Después fuimos a un sitio llamado BevMo! que es básicamente una licorería, a comprar Whiskey, granadina, angostura, tónica de la buena y alguna cosa más, para hacernos unos cócteles hoy o algún día y estrenar alguna copa más.

Ahora Helena está preparando tortitas de cena.
Esta semana va a empezar a pre-correr (lo que viene siendo andar muy deprisa). Me voy a unir a ella, a ver si no muero en el intento. Necesito comprarme algo de ropa deportivesca, porque no tengo nada. Os contaré mis avances o atrasos respecto a este tema. Jejeje.

Y ya.
Unos besos de nuevo,
c

Do you remember…

turismo

¡Hola, pandilla!

Después de 10 días de duro turismo por la ciudad, alrededores y más lejos que alrededores, vuelvo a estos caseros y electrónicos lugares para contaros las cosas que hemos hecho mi querida Susanita y una servidora.
Intentaré hacerlo lo más ameno posible e intentaré acordarme de todo lo que hemos hecho, lo cual es dificultoso, porque hemos hecho mucho. Gracias a los dioses habemus reportaje fotográfico, cosa que ayuda a que las neuronas funcionen más o menos adecuadamente.

Como veréis, me ha dado por las gaviotas. Hay muchas, están muy blanquitas y limpias y son fotogénicas. Al menos a mí me lo parece. Suelen estar un poco moscas. Supongo que como tienen un ojo a cada lado no les gusta que te pongas fuera de su rango de visión o algo y están venga a girar la cabeza con cara de malas pulgas. Jiji. Pobres.
Las fotos del despegue de gaviota y el retrato de gaviota son desde el Pier 7, del que ya os he puesto fotos de ahora y de hace 3 años hace unas cuantas entradas. Llegamos allí recorriéndonos la calle Market desde Union Square, donde nos dejó el 38.

Era uno de los recorridos que más hicimos en el verano de 2008. De hecho hicimos un camino bastante parecido, porque luego seguimos hacia el Pier 39, en donde está el centro comercial (bastante) para guiris, con la ferria y los majos Leones Marinos tomando el sol, pegándose porrazos y subiéndose los unos encima de los otros. Esta vez había bastantes menos, eso sí. En el Pier 39 y aledaños hice las fotos de las amapolas de California, Susana girándose y la niña del gorro admirando a los leones marinos. Entre Susana y yo le hicimos un book entero a la enana, jiji.

Comimos en el Pier 39 en un pseudoitaliano llamado Luigi’s o algo así, que estaba bastante potable, con vistas a la Bahía. Creo que esto ya lo conté… y también que mientras nosotras comíamos el resto de la gente cenaba. Eran como las 4 o 4:30. Aún me alucinan estas cosas.

Si es que me comen de todo, que no?

Después proseguimos el camino hacia Fisherman’s Wharf. No hemos probado la sopa de almejas en pan redondo (Clam Chowder, os puse una foto por ahí otro día). Eso sí, encontramos a una de mis amigas comiéndose una, ahí va la imagen que lo corrobora   >>>>>>>>>>>>>>>>>>

Y seguimos y seguimos hacia la playita de las gradas, en donde estuvimos un rato sentadas, zapatillasenlaarena, haciendo de cotillas con objetivos. Fotografiando a niñas perseguidas por olas, a turistas varios, a gentes que estaban en las gradas… ¡y a los bañistas! ¡Sí, amigos, en esta playa hay de eso! La mayoría de ellos debían tener entre 60 y 80 años. Chicarrones (y chicarronas) del norte que se estaban haciendo largos y largos de un lado al otro de la playa, con Alcatraz y Marin de fondo y Fort Mason y Golden Gate mirándonos desde la izquierda (o el Oeste).

Seguimos por Fort Mason, en donde pasamos por una Ferria de comidas y músicas mayormente latinas u orientales que no recuerdo cómo se llama, pero que oímos que la tienen todos los viernes, creo y no comimos nada, porque acabábamos de comer, así que seguimos y seguimos por el barrio de Marina, en donde tienen unas casas que dan al gran césped de delante y el agua. Casas con unas fachadas que son casi todo ventana. Casas-escaparate. Mansioncillas estilo hacienda mexicana, muchas de ellas. Casas bonitas, casas feúchas, casas tremendas. Casas en calles con nombre de ciudades o gente o cosas españolas: Ávila Street, Toledo Street, Cervantes Boulevard, Retiro Way, Mallorca Way, Alhambra Street…. todas metidas entre Fillmores, Scotts, Divisaderos (uy, éste es hispánico), Beaches, Pierces y… ¡Capras!

Seguimos y seguimos entre campos de deporte, zonas marismeñas llamadas Crissy Fields, que para 2100 (?) habrán desaparecido por la subida del agua en el mundo, viendo las obras del nuevo nudo para llegar al Golden Gate desde el Exploratorium (al que no fuimos, otra vez), con las casitas de los militares al fondo, con la playa a la derecha, una playa con unas vistas tremendas y con gente que pasea a sus perros o corre o se toma copas de vino mientras juega con sus nietos en la orilla. O donde ves gentes con perros enanos que van en coches con bigotes gigantes naranjas de pelo de teleñeco en el parachoques (esa foto es de Susana, la pondré otro día si ella me deja, o que ponga un enlace… porque es pa verlo). Gente rara, gente de aquí. Gente molona. Gente sin complejos, eso seguro.

Bodorrio Goldengueitiano… aunque no fuera gay

Gente que se casa en la playa como si nada, con unos cuantos amigos y unas cuantas familias, supongo, y gritan y los novios se besan con la puesta de sol Goldengueitiana de fondo, todo muy bonico y bucólico y bellio…

Y sigue que te sigue llegamos al Golden Gate, por Marine Drive, ese trocito de calle que lleva a Fort Point (donde la foto que puse de Vertigo), aunque esta vez no llegamos al Fuerte, nos quedamos haciendo las fotos que puse el otro día de la puesta de sol en el Golden Gate y los intentos de fotos con larga exposición, que no quedaron mal del todo… pero esas fotos ya las habéis visto.

Parriba de la cuesta que nos fuimos a coger el 28, que nos deja en California con Park Presidio Boulevard, a unas… 6 manzanas de casa. Y a descansar.

______________________________________________________________

Hoy ha sido un día descansado y triste. Nos levantamos a las 5 porque el shuttle (la fregoneta) venía a recoger a Susana a las 6. Su vuelo era a las 8:30. Ha llegado bien al aeropuerto, llegó bien al JFK y espero que llegue sana, salva y no extremadamente cansada a casa.
Después a la cama de nuevo a descansar y curarme el sueño hasta las 12 o así. Comer salmón al horno con un arroz con setas estilo risotto que ha hecho Hele y ha quedado muy bueno (una cosa que echaba de menos, la comida casera… mucha pizza y mucho restaurante estos días) y chocolate del que regaló Susana a Helena y Jose. ÑamÑam.

Después de 10 días permanentemente juntas, se me hace raro estar sola (bueno, no estoy sola, estoy con Hele y Jose, pero en casa). Ahora estoy tristona y llorica y la echo de menos. ¡Bah! ¡Tenías que haberte quedado más tiempo, somos tontas!
Han sido 10 días que han parecido 2, qué cosa más rara. Diez días de acá para allá. En San Francisco. En Yosemite. En Marin y los Muir Woods. Menos mal que, como Susana me conoce bien, me ha dejado descansar un par de tardes, porque estoy vieja, no estoy en forma y si no, no doy mucho de mí, o de sí.
Diez días tan repletos de cosas que no he tenido tiempo, o fuerzas, para contaros. Demasiadas cosas y sitios y pizzas hawaiianas que contar y comer. Teatros musicales con pelucas gigantes o con lobeznos danzo-cantarines y chistosos. Parques nacionales con árboles gigantes y plantas paleolíticas. Squirrels! y Chipmunks (que vienen siendo Ardillas grisáceas y ardillas pequeñas pelirrojas hiperactivas). Golden Gate Bridges, Golden Gate Parks, Golden Gate Avenues.
Espero poder resumirlo decente y amenamente (¿esa palabra existe?) y que no muráis de cansancio del lector de blogs carolíngicos.

Os dejo por hoy, para vuestro descanso y tranquilidad.
Muchos besos a todos desde la ciudad a la que han vuelto la niebla, el viento y el frescor. Será porque se iba Susana….
c

turismo

¡Holas!
Dejo aquí alguna fotillo del otro día de camino al Golden Gate.
Ahora estoy cansadísima y tenemos que levantarnos a las 5 o así para ir mañana a Yosemite.
Hoy esuvimos desayunando unas minitortitas tremendísimas, en Alcatraz, comiendo en Chinatown y dando una vuelta por North Beach. Qué de cuestas, madre mía.

Ayer… fuimos al Golden Gate Park al Japanese Tea Garden, que es precioso, y a la Academy of Sciences, que está bastante chulo. Luego comimos en el Mels y nos vinimos a casa, que tenía que poner lavadorasecadoras y descansamos.

Antesdeayer… fuimos a Fillmore, Pacific Heights, comimos en Japantown y dimos unas vueltas por allí y sus centros comerciales con tiendas japonesísimas, seguimos Fillmore hasta Alamo Square con las Painted Ladies… seguimos más Fillmore hasta Mission, dimos una vuelta por Mission, fuimos al parque Dolores, comimos un rico helado después de hacer una cola bastante larga pero menos de lo que era un rato antes, llegamos al Castro y cogimos el bus de vuelta. Largo día ese también.

Antesdeantesdeayer… fuimos al monte Sutro, pasamos por la Cliff House de bajada a Ocean Beach, nos mojamos los pieses en el agua, que corta…. nos mojamos los pantalones con una ola más grande de lo que esperábamos, nos metimos en el Golden Gate Park y vimos el molino holandés que tienen (que en realidad se ve desde toda la playa y tal), vimos los campos de fútbol (soccer aquí), a los búfalos o bisontes o lo que sean, un topo asomando la cabeza por su topera y comiendo yerbajos, laguitos en donde por fin encontramos un puesto de perritos, pretzels y demás y comimos y descansamos un poco… y seguimos andándonos el parque hasta la salida más cercana a casa, que es la de los museos.

Antesdeantesdeantesdeayer… fuimos al centro, nos bajamos en Union Square, bajamos a Market, nos la recorrimos entera hasta el Ferry Building, entramos en el building, anduvimos todos los piers desde el F.Building (que es el 0), parando en el 7 y el 39. Comimos en el 39 en un sitio “italiano” donde cuando nosotras comíamos, los demás cenaban… seguimos andando hacia el Golden Gate pasando por Fisherman’s Wharf, Fort Mason, Marina, la playa, Crissy Fields y bordeando el Park Presidio hasta llegar a los pieses del puente, donde hicimos (o intentamos hacer) unas fotos con larga exposición, pero había demasiada luz aún.

Ahora debería ducharme, porque mejor ahora que a las 5 de la mañana, pero estoy taaaan cansadaaaaa! En fin, a ver qué decido.
Ahí os dejo las fotos del puentecito.

¡Muchos besos, gentes!
c

Let’s Go Oakland!

clases, comer, salir, turismo

¡Ya estoy aquí de nuevo, pandilla!

¡Ufff! ¡Últimamente no hay manera de llevar esto al día!
Llevo unos 10 días todo el día corriendo la calleja. Cosas de echarse amiguitos en el cole, supongo.

Ya he acabado las clases en el cole. Parece que fue ayer cuando empecé y ya se han acabado… Tres semanas que se me han pasado volando, cada una más rápida que la anterior. Tengo un diplomita y todo.

Bueno… pues… a ver… ¿qué he hecho en mi última semana de clases?… Ahí va, a ver si me acuerdo de todo:

LUNES___Pub Trivia.
El lunes…. fui al cole, comí rápidamente con Jacobo, que me invitó (a mí y a otros) a ir a jugar a una especie de trivial en un Pub de Oakland, porque dice que necesitan gente porque son muy pocos en su equipo (al final acabamos siendo 10, no tan pocos, ¿no?). Total que después de comer me vine a casa y luego al rato me volví al cole, que quedé allí con él. Al final sólo iba yo. Le acompañé a recoger sus trastos a casa de sus padres. Sus padres, muy majos ellos. A su pobre madre le dio una bola de baseball en la cara en un partido y la tiene hinchadísima y se le partió el paladar y todo, pobrecilla. Y luego fuimos al pub ese a jugar. Había distintas categorías: Presidentes de los EEUU, Cerveza (de esta no supe nada, ¿¿¿os lo podéis creer????), Arte y Artistas (de esta sí que supe, padres :D, casi todas, o todas), Canciones de series de TV (esta también se me dio bien), Cine negro o algo así (nidea de casi nada)… y no sé si se me olvida algo.
No ganamos, obviamente, ni siendo 10, muy mal. Pero estuvo entretenido.


MARTES___Berkeley.

El martes al cole de nuevo y luego comí sola por los alrededores de la escuela, porque desaparecieron todos de la faz de la escuela. Luego fuimos a la actividad del martes, que era Berkeley. Bah. Ni fu ni fa. Un campus gigante de universidad, eso sí. Muy bonito. Muy de peli de aquí. Y unas calles con muchas tiendas y tal, pero no sé, no acabó de irme. Será que estoy mayor y había mucho jovenzuelo.
Luego nos tomamos unas pizzas en un pub de universitarios y para casa en el Bart y el Muni.


MIÉRCOLES___Baseball game!

Resulta que Jacob no nos iba a dar clase el miércoles porque iba a llevar a los alumnos de la tarde a un partido de baseball… Tenían muuuchas entradas de sobra y costaban $2 (sí, ¡¡¡DOS DÓLARES!!!, ¡habéis leído bien!) así que nos lo dijo a los de la clase que se iba a fumar. Era o ir al partido o hacer ejercicios de gramática…no había mucho que pensar. Ellie no vino porque “se puso enferma”, jijiji… Al final fuimos Jacob, Luis y Clara (los dos alumnos a los que llevaba en principio), Simona, Inan, Renato, Jeff y yo.
Cógete el BART de nuevo para ir a Oakland, porque el partido era de los Oakland Athletics, más conocidos como A’s  VS. los Boston Red Sox.
Para ser un partido entre semana a las 12:30 de la mañana, estaba lleno. Bueno, lleno no, estaba hasta la bandera, lleno de gentes de todas las edades vistiendo sus colores. Niños de nada años hasta señores de 90, todos animando a su equipo.
Cosa mala, llovió. Así que un par de veces tuvimos que abandonar nuestros asientos para guarecernos en las galerías con bares y pantallas que dan al campo con unos ventanales gigantes.
Jacob trataba de explicarnos las reglas del juego mientras chillaba a grito pelao metiéndose con los Red Sox y animando a los suyos…. Era una bonita estampa. Él chillando como loco mientras nosotros nos mofábamos mucho diciendo que no conocíamos a esa persona… un poco más y los bostonianos le lanzan algo. Jasijaijaisjsia. Fue gracioso.
En fin, el partido largo, pero tampoco se entera uno entre que va para acá y para allá, al baño, a comprar nachos, pretzels, bebidas, a dar un paseo, que si llueve, que si no llueve, y tal.

Y se acabó el partido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y todos se fueron menos Jeff y yo, que nos fuimos a casa de Jacob a ver dos películas bastante horrorosas mientras vegetábamos bastante y cambiábamos la localización de los sofás, mesas y sillones de casa del señor profesor.
Un poco surrealista todo el día, creo yo.

Llegué a casa a eso de las… 12:30 de la noche. Tarde. Cansada. Muerta.
Y al día siguiente a clase de nuevo… ¡el último día!


JUEVES___Final de curso.

Se acababa el curso. Alex el profe majísimo de la primera clase nos tenía preparado un test. Parte escrita de gramática, parte oral sobre un vídeo de Medio Ambiente (en mi caso) y sobre cosas varias de la vida, de charleta. Lo malo es que Alessandro desapareció y no sé que “nota” he sacado, así que la próxima semana a lo mejor me paso para que me cuente, por curiosidad.
En clase de Jacob teníamos que hacer un Speech, pero como por su culpa Jeff y yo habíamos llegado a casa taaan tarde la noche anterior, no teníamos nada preparado, así que lo preparamos allí. Creo que no lo hice muy bien, porque no se me da nada bien hablar en público, ya sea en inglés o en español, qué le vamos a hacer. Jacobo sí que nos dio notas… todo Aes y Bes. Y una C, pero por lo visto siempre pone una C en ese apartado.
Y me dieron mi diploma, muy precioso. Tres semanazas de clase. Jajaja.

Luego hablé con Yoko un ratejo y me dijo que me pase por allí cuando quiera, que puedo usar los ordenadores y lo que quiera de allí, y que le pegue un toque y nos tomamos un té o algo… ¡más majaaaaa!

Para comer nos fuimos Simona, Jeff y yo a Haight-Asbury a comer a un sitio que conocía Jeff, de estos típicos americanos que te ponen desayunos típicos de aquí a cualquier hora del día, aunque yo me comí una hamburguesa.

Luego íbamos a quedar por la tarde, pero había cansancio, así que Simona se fue a casa y Jeff se vino aquí a la mia, porque el vivía lejos, en South San Francisco. Así que nos tomamos un café casero con charleta con Hele y Jose, descansamos un poquito, me cambié de atuendos y nos encaminamos a North Beach a “cenar” a las 6pm (nosotros no cenamos, porque casi acabábamos de comer) y luego a un musical muy chanchi. Eso sí, tuve que ir yo a por las entradas, porque el Jacob las puso a mi nombre, y estuve esperando a los demás que venían a que se dignaran a aparecer… Les había dejado acabando de cenar en el restaurante a las 7:20 y llegaron al teatro a las casi 8, que era cuando empezaba la función. ¡Gentuza! Y hacía rasca. Y el profe nos había dicho que más nos valía llegar pronto, porque se pone de bote en bote siempre y los asientos no están numerados y como éramos ocho… pues obviamente no nos sentamos juntos y mi asiento era un poco maluno. Pero en fin, la obra genial.

Después fuimos a la famosa cafetería o café o bar o como lo quieran llamar aquí Vesuvio, que está en frente de la también hiperfamosa City Lights, librería chanchi por excelencia de la ciudad, aunque Helena y JA son más fanes de Green Apple Books, ya sabéis. Nos tomamos unos refrigerios. Yo una Heffeweizen y un cóctel llamado Jack Kerouac, todo muy literario, ya véis. Se nos unió el profe y nos movimos a garitos más animados que no resultaron ser muy animados y nada, pa casa, que estaba yo muy cansada ese día.

VIERNES & SÁBADO___Good Friday, casa, cama y Adiós, Inan!
Desde entonces vegeto un poco en casa. He dormido como si no hubiera un mañana. Hice la colada. Colgué fotos y fotos en el facebook (que ahora también colgaré aquí, no se preocupen) y ordené la habitación. Ahora me queda aspirar la moqueta, ducharme, arreglarme y volver a salir de casa, porque mañana se va Inan y hay que despedirse y ser educada.

Y eso.
¿Vosotros todos bien?
Muchos besos!
c

Sin novedad en el frente.

comer, Geary, vivir

¡Buenas, familia y amigos!

Pues no hay mucho que contar. Sigo en la misma clase, porque no he dicho nada, porque no sé si me merezco estar en otro nivel. Sigo pensando que en cosa gramatical y de vocabulario puedo estar por encima, pero en cuestión de hablar, sigo sin tenerlo claro, aunque sigo sin saber si es por calidad o cantidad. Vamos, que no sé si es porque hablo menos o porque hablo peor.

Por lo demás, sigo con mis dolores de cabeza. Hoy también lo tengo, así que no echaré todas las culpas de las migrañas a la escuela y los profesores, pero bueno, me duele menos que ayer, así que supongo que la luz de la escuela y el timbre de las voces de los profesores (y lo de que me hagan pensar), ayuda. Me tomo mis ibuprofenos y mis paracetamoles de 1gr. pero lo único que consigo, como mucho, es que el dolor se mitigue o desaparezca durante la media hora siguiente a la media hora que tardan en hacerme efecto. Pero bueno, estas cosas son normales en mí, así que no preocuparse. 😉

Oh, bueno, sí hay una novedad. Bueno, dos.
Ayer fuimos de paseo al Salvation Army (jó, qué gran sitio). Me compré una mesilla chulísima, a conjunto con la mesa de café y la mesilla que compraron el otro día Jose y Helena. Es preciosa. A ver si le hago ahora una foto y lo meto por aquí. Costaba $60, había 20% de descuento, así que salió al final a $52 (unos 36€). Son muebles mexicanos, que parecen antiguos. Helena cree que realmente son antiguos, pero Jose y yo que son así como de madera dejada un poco basta y tal pero hechos ahora. La mesa del salón es verde y beige, y las mesillas son como marrón color café con leche y color… como… leche condensada. En fin, buenas compras, contentos estamos.

Mel's Drive-In

Luego por la noche fuimos a cenar al diner al que fueron H&JA hace un par de semanas. Se llama Mel’s Drive-In y está en Geary Boulevard y es el típico diner de esos americanos, bastante grande y, por lo visto, es donde se grabó American Grafitti. Aunque bueno, ahora es una cadena. Y veo que no fue en éste que tenemos cerca donde la rodaron, sino en el de la calle Van Ness. El caso es que el sitio mola un montón. Me tomé una hamburguesa con patatas, una limonada de esas superazucaradas de aquí y una Hot Apple Pie with Cinnamon a la mode (lo que viene siendo una ración gigante de tarta de manzana con canela caliente con un gigante helado de vainilla…). Creo que pagamos cada uno como… 17 dólares, contando las propinas, así que creo que bastante más barato que lo que habríamos pagado en Madrí por lo mismo, ¿no?

Por fuera

Por dentro

Tenían gramolitas pequeñas en cada mesa y puedes poner canciones para que suenen sólo para que los oigan lo de la mesa o para que suenen en todo el local. Jiji. Mola. Nuestra camarera debía tener como 80 años, tranquilamente, y era majísima ella, con el pelo blanco blanco, con su uniforme con cofia pero con pantalones y con unas gafas de culo de vaso tremendas.
El diner está forraaado de fotos gigantes del restaurante de los años 50 y en una de las fotos salía una muchacha camarera del Mel’s, con pantalones, que ¡tenía tooooda la pinta de ser nuestra camarera! Me quedé con ganas de preguntarle, la verdad.

Y bueno,  luego paseo de vuelta a casa, y me quedé dormida en el mismo sitio que estoy ahora, el sofá, lado derecho, apoyada contra el brazo del sofá, con el portátil encima del cojín del sofá, viendo el curso nuevo de la fotógrafa de bodas Jasmine Star, contando cómo montó el negocio… hasta que Helena muy amablemente y tranquilamente y nada asustantemente me despertó diciéndome que se iban a la cama y que si yo también. Y claro que me fui. Fiu.

Hoy me desperté a las 8 (entre semana, para el cole, me levanto a las 7). No me dio la gana levantarme, así que dormí más. Hasta las 10:00, hasta las 10:30, hasta las 11:00… y luego me quedé metida debajo del edredón casi una hora más porque tenía frío y me daba la gana.
Ahora ya es casi la hora de comer, y creo que hoy nos va a tocar comer pasta del Trader Joe’s, que está dulce y es un poco rara, a ver cómo la hacemos para contrarrestar el dulzor.

Aquí todo está muy dulce. Mucho. Les encanta el azúcar. Aunque las cosas no tengan azúcar, están requetedulces.

Y creo que no tengo nada más que contar. Bueno, me quedan las noticias de El Tiempo. Hace un viento tremendo desde el otro día cuando escribí. Hace más frío, ayer me fui a clase con la parka invernal. Esto, en realidad, significa que, al sol hace calorcete y a la sombra rasca. Echo de menos los días de calorcete general. Snif.
Supongo que por España seguiréis de ola de calor, ¿no? Y por Rusia, ¿cómo anda la cosa, rusa?

Ya me despido.
Espero que estéis todos bien. ¡Y contadme cosas vosotros también, eh!
Muchos besos,
c

nothing de nacin.

muebles

Hoy ha sido un día casero total. No me encontraba muy allá (sigo sin) y no he salido a nada. He estado dormitando, parlando con los amigos o viendo Downton Abbey. O comiendo. Pasta de comida, que es rara, porque la pasta en sí misma está dulce. De cena ensalada de brotes de soja, tomate, aguacate y pepino que han hecho Helena y Jose.

Poco que contar. Ha hecho sol, algunas nubecillas. Por la mañana parecía que iba a hacer más fresco del que al final ha hecho.

Jose y Helena han comprado una mesa de café preciosísima, verde y beige, mexicana, y H se ha comprado una mesilla de la misma casa, chulísima también, en el Salvation Army. Por lo visto había rebajas de nuevo y estaba llenísimo de gente y con cosas muy bonitas. Una pena haberme encontrado mal y no haber ido con ellos…

Mañana vamos al rastrillo de Alemany. Antes íbamos a ir a desayunar a un superdiner llamado Mels Drive-in al que han ido ya un día Helena y JA, el que salía en American Grafitti, nada menos! … lo malo es que queremos salir pronto para el mercadillo y tenemos que ir antes a enterarnos de lo de las malditas clipper cards para los autobuses y comprarlas y cargarlas, así que vamos a tener que postponer el diner. Sniif.

En fin, que me desìdo ya, sin más ni más. A ver a qué horas podemos hablar cuando empiece el cole, snif. Mañana intentaré conectarme un poquito antes de irnos… a eso de mis 8 de la mañana, a ver si estáis por ahí, familia!

Muchos besos padres, hermanos, Vicky, Mónica, sobrinetessss!!!, amigos, amigas, gentes del mundo!
¡Buenas noches & Buenos días!