La primavera la sangre altera.

fotografía, mi vida, my life, photography
50 mm, f/2.5, 1/1000 s, ISO 320.

50 mm, f/2.5, 1/1000 s, ISO 320.

No sé si altera la sangre, químicamente hablando, pero en mi caso el elquilibrio sí que me lo altera. Aquí están de nuevo esos mareos primaverales que vienen todos los años, que supongo que son parte de eso que llaman “astenia primaveral”, que básicamente creo que significa que uno está hecho un guiñapo de lo cansado que está. Y me pregunto yo, si la primavera llegó hace casi un mes, ¿por qué esta foto de florecillas de pruno es de hace mes y medio y a mí me está dando la astenia esa ahora? Hum

En cualquier caso, qué bonita es esta estación… es mi cumpleaños (blegh); retoñan los arbustos y las malas hierbas que provocan las alergias; los pólenes vuelan por los aires como plumas de bádminton; la piel pica y no cesa; haces uso de los tropecientos tipos de medicamentos que tienes para evitar rinitises, ojos inflados con córneas babosas y pitidos asmáticos; llueve que llueve, llueve que jarrea, el sol dice hola, el sol dice adiós, hace frío, hace fresco, hace calor, nunca sabes cuántas capas llevar y mejor sal de casa con los pelos bien estratégicamente requetecolocados con horquillas a mansalva porque… hay vendavales… Sah, la vida es mucho mejor en primavera, claro que sí, claro que sí. (Yo estoy pensando raparme, nosdigomás, y eso que no salgo mucho de casa…)

(Hablando de vendavales, uno viene de visita ahora mismo.
Ah, no, se va. Nonono, vuelve.)

Nah, Primavera, Primavera, que me caes muy bien. Eso de las comparaciones está mal, mal, pero me gustas más que Verano (que está sobrestimado, por eso de las vacaciones), más o menos como Invierno pero peor que Otoño (que es mi favorito, aunque no sea un amor correspondido. Eres el chicomalo de la peli y, encima, para hacerme sufrir, me envías los peores dolores de cabeza del año (sin comparación). Y además también produces cansancio. Yo no sé por qué te quiero tanto, la verdad.

Bueno, callo y me despido. Buen fin de semana, pandilla. Esperemos que esos fenómenos meteorológicos tan primaverales se dispersen a sus casas y les dejen disfrutar del resto de las vacaciones.

Y si no, no pongan el grito en el cielo porque ya lo decía ese señor tan listo: Abril es el mes más cruel. Nací yo. Jejejeje. El más fabuloso, quicir.

¡Saludillos!
c

 

Para el que le interese, los ajustes de cámara de esta foto son: 50 mm, f/2.5, 1/1000 s, ISO 320. Luego un par de curvitas y un poco de filtro de proceso cruzado, de viñeteado y de enfoque extra, y a correr.

Anuncios

41/365

02. ABpRIL, flora, Música / Music, Naturaleza / Nature

41_365

El bokeh, pronunciado así, tal cual, “boqué”, son esos circulitos de luz que aparecen en la foto. Tienen un nombre precioso, ¿verdad? Es japonés y significa “desenfoque”. Tiene sentido, porque aparece en fondos desenfocados.  A veces tiene una forma más de círculo perfecto, otras parece más algún tipo de polígono. En esta imagen, en la parte izquierda, aparece distorsionado formando óvalos, porque he utilizado el objetivo descentrable.

El bokeh es bonito. Estupendo. Le da un toque de interés a un fondo que, si no, resultaría aburrido.

Por lo demás, ahí tenéis a un retoño de plantita con los brazos abiertos, literalmente. Os invita a su casa, o a la mía, que es mi blog, y os da la bienvenida.

De fondo suena jazz y un señor que toca el piano de cola estaba metiendo la mano dentro para rasgar las cuerdas. El piano, ese instrumento que estudiaba yo y que siempre quiero volver a tocar, pero me cuesta horrores. Ese instrumento a la vez de cuerda y percusión. Percutes las teclas, percutes las cuerdas, percutes el chásis, percuten los macillos en las cuerdas. Y la sordina para el sonido. Ese instrumento que son arpas aporreadas por martillos blanditos rebozados en fieltro. Ese instrumentoque es blanco y negro, como la mayoría de mis fotos preferidas. A la vez simétrico y asimétrico, porque no siempre hay una negra entre dos blancas. Hay que darle un poco de vida a la simetría.

Quitemos unas pocas piezas negras de entre medias y, voila… seremos mucho más llamativos a la vista y al oído.

Saludos, pandilla. Espero que estén teniendo una buena semana,
c

Bokeh, pronounced, for you, English speakers, /ˈboʊkɛ/,/ˈboʊkeɪ/ or /ˈboʊkə/are those circles of light that you can see on this photo. They have a lovely name, right? It’s Japanese and it means “blur”. It makes sence, since they appear on blurry blackgrounds. They sometimes look more like a perfect circle and some other times more like a polygon. This image has some oval ones, on the left, because I was using a tilt-shift lens.

Bokeh is lovely. Wonderful. It brings some interest to an otherwise boring background.

Apart from that, there you have a little sprout with open arms, literally. It welcomes you to its home, or mine, which is my blog, and it says Hi.

The background music is some sort of jazz and a piano player plays de grand piano, gathering its insides to strum the inner strings. The piano, that instrument I used to play and that I always wanna go back to, but it seems I never get back to.That both stringed and percussion instrument. You strike the keys, you strike the strings, you strike the chassis, the drums strike the strings. And then the damper stops the sound. That instrument that is made of harps, pounded with fluffy hammers coated in felt. That instrument that is black and white, just like most of my favourite photographs. Both symmetrical and asymmetrical, because there’s not always a black key between two white ones. Symmetry needs a little punch.

Let’s take some black keys out and, voila… we’ll be much more attractive to the eye and ear.

Cheers, people. Hope you’re having a nice week.
c