Italia, see you soon!

Comida / Food, fotografía, Fotografía / Photography, fotos, Italia, Italy, mi vida, photography, Street Photography, travel, turismo, viaje, viajes, Viajes / Travel

Buenas de nuevo, gente.

Ayer reuní los 3 blogs que tengo en uno solo. El de cuando estaba en San Francisco, el de una foto al día al año (que se quedó a medias), y este, porque para qué los iba a tener desperdigados, la verdad. Así que ahora se pueden leer todos aquí, si a alguien le interesan.

Dentro de unas semanas me vuelvo a ir a Italia. Mira que no había ido hasta hace 4 años, pero, desde entonces, con esta vez, sumarán 4. Venecia; Pisa, Florencia, Siena y Bolonia; Sicilia; y, ahora, toca Nápoles y la costa Amalfitana. Aprovecharemos para hacer fotillos. Ahí van unas pocas (cuantas, bastantes) imágenes de las visitas a Venecia, Florencia, Catania y Siena. Y luego hay algunas de Pisa, Palermo, Agrigento y Siracusa, hechas, en su mayor parte, con la cámara del móvil.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por alguna razón, asocio Catania con el color naranja, así que utilicé un filtro de ese color. Seguramente será por la cantidad exagerada de puestos  de gente que vendía sus excedentes de naranjas en cualquier lado. Cogían una mesa de plástico y hale. O directamente en el suelo en cajas. O como fuera. Sobre todo naranjas, pero también vendían otras muchas frutas y verduras del huerto. Por ahí salen un par de vendedores callejeros en unas fotos. En fin, cosas de tener una tierra fértil, gracias al Etna; que es un desgraciao a veces, pero además de traer desgracias, trae comidas ricas para las plantas. La verdad es que las naranjas estaban tremendas, y eran baratísimas. Nos comimos unas que compró nuestro guía del volcán en el camino de vuelta a Catania y madremía.

Como no sé si voy a tener el pie para mucha jarana (porque me rompí un hueso por el día de la Independencia americana y aún sigue doliendo), me lo tomaré con calma y, mientras el par de dos suben y bajan, yo me dedicaré a hacerle fotos a los alcorques y a los capuccinos y a los transeúntes locales e invasores. Hm… A lo mejor en Nápoles también tienen naranjas. En su defecto, me pediré pizzas, ya que, por lo visto, ahí nacieron. Una de esas con la bandera de Italia: albahaca, mozzarella y tomate. Muerta me he quedado cuando he oído esto hoy mismo en un documental de La2 sobre el tomate. Muy interesante ha sido el programa, y tropecientos cienes de tipos de tomates hay… Que aquí ahora tenemos unos cuantos; los en rama; de pera; raf; el kumato; ese de buey; los cherry varios redondos y alargados amarillos, rojos y verdosos; y alguno más del que no me sé el nombre. Pero, en el documental este salian cientos; que si más amarillos, anaranjados, blanquecinos, verdosos, verdes verdes; más afrutados o más cítricos; que si con sabor a ciruela o a mango; más harinosos o más cremosos o tal y cual… Y, por lo visto, todos vienen de unos enanitos amarillos de Perú, o eso me ha parecido a entenderle al señor austriaco supermegafan de los tomates.

En fin, antes de ir me gustaría volver a leerme mi guía del viaje a ver si se me quedan las cosas pinchadas con chinchetas porque, por ahora, estoy poco preparada.

Creo que el traducir esto lo dejo para otro momento, que ya son las 3am (¡que vivan los búhos!). Si alguien ha estado por esa zona de Italia, que nos cuente qué no podemos dejar de ver, comer (¡pizza!), y tal. Graciasdenadaconantelación.

Buenas noches tengan todos. O buenos días. O tardes.
Saludos, pandilla,
c

 

 

 

 

Anuncios

104/365

05. JULyIO, Madrid, Street Photography

104_365

Éste fue un buen día. O una buena tarde. Y ésta foto la hice con el móvil, porque no tenía otra. Pero ya se sabe, la mejor cámara es la que tienes a mano en ese momento.

Saludos, gente.
c

This one was a good day. Or a good evening. And I took this one with my phone, because I didn’t have any other camera. But, you know, the best camera is the one you have handy at the time.

Cheers, people.
c

99/365

05. JULyIO, El tiempo / The weather, Madrid, Mi vida / My life, Street Photography

99_365

La ciudad. La metrópolis. Allí donde las calles están llenas de gente, incluso cuando estamos a casi 40 gradazos. Un sol de justicia se cernía (y se cernirá) sobre nosotros, los viandantes, y ahí estábamos, de acá para allá, subiendo  y bajando las calles del centro. Se notaba el calor saliendo de las aceras y las fachadas de los edificios. Los pieses echaban chispas al caminar los pasos. Se oía el chisporroteo de los cueros cabelludos. ¿A los rubios se les calienta menos la cabeza? (Ahora lo entiendo todo.) Todos con nuestras cámaras réflex, que parece que ahora las regalan. Ya nadie tiene una camarita pequeña compacta, ni una híbrida. Ahora tenemos iPhones, iPads, Galaxys y artefactos por el estilo. ¿Pa qué comprarte una cámara si va a tener los mismos megapíxeles que tu móvil? Comprar pa ná (y tener más cacharros aún, con más instrucciones y más cargadores y más cables y más cajas) es tontería.

Todo lleno de guiris con pantaloncetes cortos. Chavales molones con bermudas vaqueras remangadas, chanclas de trapo, camisetas de tirantes, Wayfarers y tupés. ¿Hemos vuelto a los ochenta, ya del todo? Yo, como no, toda de negro. Pantalón largo negro (descolorido, eso sí), camiseta negra de manga corta con camiseta negra de tirantes debajo, sandalias casinegras y bolsa fotográfica negra. El pelo lo tengo bastante oscuro, aunque al menos iba recogido. Los ojos tenían un toque aguamarina, eso sí. Pendientes negros. Lo mejor para estas temperaturas y estas solanas inhumanas.

Sed listos, no como yo, e id de blanco y de colores bonitos y veraniegos. Enseñad las piernas y los brazos. Los escotes y las espaldas.

Aunque, bueno, esa gente desértica siempre va de negro, ¿no? Así que a lo mejor, la lista soy yo. (Claro que a lo mejor es lo mismo que esa teoría utópica que yo creo que es una falacia suprema que dice que en verano hay que tomarse el café hirviendo. Puaj, puaj y PUAJ. Gente friki hay de todos los colores y de todos los gustos. O no. Puede que de todos los gustos, no.)

 

Saludos, pandi.
c

86/365

04. JUNeIO, Fotografía / Photography, Mi vida / My life, Paisajes / Landscapes, Street Photography

86_365

Un pajarito mirando los cielos tormentosos, fotografiado desde el coche en la vuelta de Madrid.
Hoy he ido a colgar las fotos paisajísticas a la nueva expo con el señor jefe. Colgadas han quedado. Me han dado consejos sobre cómo ser fotógrafo. Hemos tomado un café post-desayuno y de vuelta, a fotografiar al pájaro mientras en la radio seguían hablando de la gente que se queda dormida en todas partes. Qué identificada me sentía. Ay. ¡Hay más gente que se ha quedado dormida en el dentista, atiende!

La inauguración de la expo es el miércoles (éste, el 19) a las 19, por si alguno quiere ir. Espacio U Box, Adolfo Domínguez, Serrano 5, 3º. Bienvenidos seréis. Por allí andaré yo, espero que pasando menos calor que en la anterior.

Cortarse las cutículas es complicado (¡aliteracióoón!), ahora me sangran los dedos. ¿Será que me he pasado? Pues no sé, pero es que tenía que hacer algo o iba a empezar a morderme las uñas de nuevo, que mi sobrino el mediano me está dando envidia (a la par que pena). ¡Enano, no te las empieces a morder, que luego tendrás dedos-porreta como yo!

En fin, estoy siendo muy buena útilmamente, ¿eh? Con el blog, digo, blogueando. Parece que al final sí cogí el ritmillo. Echo de menos a los vampiritos de los anuncios de Red Bull y su “ya pillo el ritmillo” y su “redbultedaaaaaaaaalaaas”. Los nuevos son muy bonitos e “inspiracionales”, pero los otros eran más majos. Los de ahora son una mezcla de anuncio de Nike con su “Just do it” o el “Everything is possible” o lo que dijeran, BMW ¿Te gusta conducir? y … algo más. Bonita fotografía, eso sí.

Espero que mis fotos de la expo también os gusten. Imprimidas o impresas han quedado fenomenalmente impresas o imprimidas gracias a la recomendación que me hizo E. Vayan todos al Laboratorio profesional fotodigital de Raúl Carreño. Además, ¡son majísimos!.

Hale, saludillos, pandilla.
c

A little birdy looking at the stormy skies, photgraphed from the car on our way back home from Madrid.
Today I hung ( 😉 ) my landscape shots for the new exhibitaion with the boss. Hanging they are. I’ve collected some advice about how to be a photographer. We had a post-breakfast coffee and, on the way back, I shot that bird while some people were talking about people falling asleep everywhere on the radio. Ah, I identified myself with them so much! There are more people who have fallen asleep at the dentist, yay!

The exhibition opening is on Wednesday (the day after tomorrow, the 19th) at 7pm, in case you wanna go. Espacio U Box, Adolfo Domínguez, Serrano 5, 3º.You’re more than welcome to come. 🙂 I’ll be there… and I hope it’s less hot than the last time.

Cutting cuticles is complicated (alliteraaatiooon!), now my fingers are bleeding. Maybe I cut too much. Dunno, but I had to do something or I’d go back to biting my nails again. My nephew the middle one is making me envious (and I also feel sorry for him). Crazy one, don’t start biting or you’ll end up with drumstick-fingers like me!

Anyway, I’m being a very good girl lately, huh? With the blog, I mean, blogging. I guess I got my rhythm back. I miss those little vampires from the Red Bull ads and their slogans. The new ones are wonderful and very inspirational, but the old ones were cooler. The new ones are a mix of a Nike “Just do it”, “Everything is possible” or there’s nothing impossible or whatever they said, a BMW one, and … something else. Gorgeous photography, though.

Hope you also like my pics from the exhibition. They look so great, printed, thanks to E’s recommendation. Everyone, go and print  your prints at Laboratorio profesional fotodigital de Raúl Carreño. Besides, they’re soooo nice!

So, cheers, people.
c

Y ahora, un poco de Birdy. And now, some Birdy:

83/365

04. JUNeIO, Retrato / Portrait, Salir / Going out, Street Photography

83_365b

Bueno, lo primero… Ya sabéis que no pensaba yo poner fotos de gente conocida en el blog, porque no sé yo si os molestaría o no salir aquí. Por eso, os digo a los damnificados que, si os parece fatal que haya usado vuestras jetas (un tanto borrosas y coloreadas y superpuestas unas encima de otras), me lo digáis y os retiro sin problemas.

El caso es que ayer, que llevaba mi camaríca encima, no la saqué. En vez de eso, utilicé la de S, con su objetivo 50 mm nuevecito, recién salido de sus cajas. Regalazo, ¿eh? En su día me lo regalaron a mí, versión Canon, claro. Éste es Nikon. Nikkor, digo. Superrápido, superluminoso. Más que el mío. Pero creo que la cámara también lo es.

En fin, después de líos y líos acerca del regalo objetivo, al final llegó, tarde, pero llegó. Esperemos que tengáis una buena vida juntos. Os merecéis el uno al otro, más majos. ¡Disfrutad de vuestra compañía y cread fotos preciooooosas! 🙂

Y eso. Esto son 3 fotos superpuestas a las que luego he dado un poco más de color para colorearlas (porque son días de color estos, veraniegos y calurosos) y taparos las caras un pelo.

¿Por qué en invierno vamos todos de negro y colores oscuros y en veramos sacamos toda la ropa de color? ¿No tendría sentido sacarnos los colores cuando todo está gris, para alegrarnos las jornadas y las vidas? Es algo que jamás he entendido. Aunque bueno, eso lo digo yo, que he retornado a mi negro casi perpetuo. Pero eso es por otras cosas. En otros casos (y en otros tiempos) usaba (y usaré, espero) colores en la ropa.  Por ahora, los colores los reservo a los accesorios. Algo es algo.

Hale, a colorearse la vida y disfrutar de sus regalos, de las cañas, las conversaciones y los buenos amigos, gente.
Saludillos y buen findesemana.
c
Pd. Este es el blog de ayer. Que llegué muerta y no pude ponerlo.

First things first… You know I didn’t want to use photos of people I know on this blog, because I don’t really know how you’d take your faces being on here. So, victims of my blog, please let me know if you don’t like me showing your faces (a lil bit blurry and coloured and overlapping one another’s)… I’ll delete the pic. Promise!

The thing is that, yesterday, I brought my little camera with me, but didn’t take it out. Instead, I used S’s, with her brand new 50 mm lens on, right out of the boxes. Quite a gift, huh? I was given a 50 mm once, the Canon version, ‘course. This is a Nikon, I mean Nikkor one. Superfast, superbright. More than mine! But I think the camera is faster, too.

Anyway, after all the mess and chaos about buying the lens, it arrived, late, but it did. I hope you have a great live, together. You deserve each other (in the good sense), so niiice. Enjoy each other’s company and make goooorrgeous pictures! 🙂

And, yeah. This pic is made using 3 shots. Then I added some more colour because these are colourful days, summery and hot (and also to cover your faces a bit).

Why do we wear black or dark clothes in Winter but we take all our colourful clothes in the Summer? Wouldn’t it make sens to wear colours when the days are grey, so that we get some cheerfulness out of them? Never understood that. But, look who’s talking, me, who’s gone back to her almost perpetual black. But that’s for other reasons. I’ve not always been this way. For now, I use coloured accesories. It’s better than nothing, right?

So there you go, colour your lives, enjoy your presents, beers, and good friends and conversations, people.
Cheers and have a good weekend,
c

Ps. This is yesterday’s blog. I came home very tired yesterday and couldn’t make it.

76/365

04. JUNeIO, flora, Fotografía / Photography, Macro, Madrid, Mi vida / My life, Paisajes / Landscapes, Retrato / Portrait, Series / TV shows, Street Photography, Viajes / Travel

76_365

Éstas son mis tarjetas nuevas. De Moo (www.moo.com). Moojetas. Calles, paisajes movidos, bebés, hojitas, gente por la calle, árboles, macros abstractos, exposiciones rusas múltiples, flores, bodas y mi nombre. Mi nombre es importante. Hasta viene el correo electrónico, el teléfono y tal. Pensaba borrarlos (de la foto), pero luego he pensado (de nuevo), “pa qué, si lo que quieres es que te contacten, toli”.

Éstas son mis nuevas tarjetas. Coloridas y oscuras. Movidas y de cerca y de lejos. De gente o de cosas. Son preciosas, brillan cual foto en brillo. Hay 50 y cada una es distinta de las demás. Porque elegir una se me hace muy difícil. Ya sabéis que a una le cuestan esas cosas. Sobre todo cuando una es extremista en cuanto a maneras de ser. Superfeliz, dolorida, triste, hiperactiva, pasiva total. Así que mis tarjetas son un buen resumen (o CV) de una. ¿No?

Tengo un lápiz magnético. Por ahora, se dedica a estar de pie. Es muy útil, siempre se le ve. Es como un rascacielos. Gracias a él me oriento en casa. Tengo una bolsa de foto nueva en la que me caben muchas cosas. Ya tengo todos los tamaños posibles. Porque nunca se sabe cuántos objetivos vas a querer llevarte. Tengo para uno/dos, para dos/tres, para todos. ¡Yupi! Tengo un filtro ND. Yupi yupi. Ahora sólo me falta un trípode. Jiasjiasjaisjais. Uno con zapata. Sin zapata ya tengo, pero no creo que soporte mi cámara nueva (nueva=última, no os creáis que también tengo una nueva) y mis objetivos pesados.

¿Y por qué no me atrapó a mí Juego de Tronos? Pues no sé, pero ahora estoy de lo más contenta con esa serie. Muy estupenda. Mucha intriga. Mucha señora desnuda. Señores no. Ahí se nota la igualdad en ese planeta paralelo basado en el nuestro pero distinto. Qué chusma son los malos, oye. Pero chusma chusma. Y se muere hasta el apuntador. Nunca sabes quién va a caer. Y, de repente, ¡zas!, en toda la garganta. Cortar cuellos ya no está tan de moda en estos tiempos, ¿verdad?
En fin, después de un tiempo largo en el que me la recomendaban a mí encarecidamente, os la recomiendo yo ahora a todos los que no la veis.

Saludos televisivos con tarjetas nuevas y lápices que se ponen de pie, pandilla.
c

PD. ¡Gracias por los regalos, chavales!

These are my new business cards. From Moo (www.moo.com). Moocards. Streets, blurry landscapes, babies, leaves, people on the street, trees, abstract macros, multiple Russian exposures, flowers, weddings and my name. My name is important. There’s even my email and phone number and all. I thought of erasing them (on this pic), but then I thought (again), “why, if you want people to contact you, stupid?”

These are my new cards. Colourful and dark. Blurry from up close and far away. Of people and things. They’re so gorgeous, shiny as a glossy print. There are 50 of them, and each one is different. Because choosing one is very hard for me. You know these kinda things are tough for me. Especially when one is an extremist, regarding behaviour and way of being. Superhappy, achey, sad, hyper, passive. So my cards are a great summary (or Resumé, or CV) of moi. Right?

I have a magnetic pencil. For not, it likes to be standing up. It’s so useful, you can always see it. It’s like a skyscraper. Thanks to my pen, I can get my bearings at home. I have a new photobag, where I can keep many things. Now I own every size possible. Because you never know how many lenses you’re gonna wanna bring. I have one for 1-2, another one for 2 or 3, and one for all of them. Yay! And I have an ND filter. Yay yay! Now I just need a tripod. Hahahaha. One with a shoe. I already have one with no shoe, but it probably break because of the weight of my camera and lenses.

And, why didn’t Game of Thrones hold my attention? Well, I don’t know, but now I’m so happy with that show. So wonderful. So intriguing. So many naked women. Not men. There’s the equality between men and women on that paralell universe based on ours but different. And the bad ones are scum. Scum scum. And everyone dies. You never know who’s gonna die. And, then, pow! right in the throat! Cutting throats is not in style anymore, right?
Anyway, after a quite long time of people recommending this show insistently to me, now I do the same. Go watch it!

Cheers with new cards, standing pencils and cool TV shows, people.
c

PS. Thanks for the gifts, dudes!

72/365

03. MAYo, Mi vida / My life, Street Photography, Viajes / Travel

72_365b

Mi último día completo en Moscú nos fuimos de crucero. Crucero por el Moscova. Viendo parques, rascacielos, iglesias, Kremlins, San Basilios, universidades, ministerios, baretos, restaurantes y hoteles flotantes… Desde un monasterio hasta un ministerio y estación de trenes.

Después, anduvimos a pata y en trolebús lo que ya habíamos andado navegando para ir al Parque Gorki (que era mi otra posible foto de hoy, de el día en cuestión, quicir). Esta foto es del momento espera para coger el trolebús hacia el parque. Quería enseñaros otro de los 7 rascacielos (Ministerio de algo, creo, del fondo) y los coches antiguaya que hay rondando por las capitales rusas (en primer plano). Y las casas gigantes con balconcitos rellenos de antenas parabólicas y aires acondicionados. El que había más a la derecha era más tremebundo, pero no me cabía en la foto.

El Parque Gorki mola mil. Estaba lleeeeeno de gente, a rebosar. Tienen restaurantes varios, barquitas como en el Retiro, gente que canta, colchonetas hinchables gigantescas para un grupo entero de gente, tumbonas, una especie de hamacas-huevo de mimbre preciosas…. Y hay patinadores, biciclistas y caminantes por todas partes. Rusas de esas en piernas y tacones interminables que les hacen las patas aún más interminables, que van con sus novios-marido-pareja vestidos de trapillo (modo vaqueros+camiseta o chándal feo).

La verdad es que da gusto ver los parques así de llenos con tanta gente viviendo la vida y tal. Con tanta actividad. Tanto árbol. Tanta cosa chula que les ha puesto la ciudad para que estén más cómodos. Comida, bebida, pasatiempos. Es bonito ver a la gente disfrutando.

Pues eso, disfruten del fin de semana. Vayan a los felices parques locales .
c

We went on a cruise on my last whole day in Moscow. River cruise on the Moscova from a Monastery to a Ministery (and a train station). We saw parks, skyscrapers, churches, Kremlins, Saint Basil’s, universities, ministeries, bars, restaurants, floating hotels…

Then, we went walking and trolley-busing what we had travelled by boat till we got to Gorki Park (which was the other possible photo for today, the day I’m talking about, Imean). I took this pic while we were waiting for the trolley bus. I wanted to show you another one of those 7 skyscrapers (the Ministry of something, I think) and the oooold cars one can see around the Russian capital (foreground). And those huge house buildings with balconies stuffed with satellite dishes and AC machines. There was a bigger one right beside this one, but it didn’t fit.

The Gorki Park was so cool. Sooo many people, bursting with human beings. There are several restaurants, boats on the lake, singers, gigantic airbeds for a whole group of people, deck chairs, some gorgeous wickerwork-eggshaped hammocks… And there are also skaters, roll-skaters, bicycle-rs, and walkers everywhere. Those Russian chicks in legs and endless high-heels that make their legs eveen more endless going for a walk with their poorly dressed boyfriend-husband-couple (jeans+tshirt or ugly tracksuits).

To tell you the truth, it’s so nice seeing parks so full of people living live and stuff. So much action. So many trees. So many cool things to spend their time there more comfortably. Food, drinks, pastimes. It’s cool watching people enjoy.

So, there you go, enjoy your weekend. Visit some happy local parks.
c

71/365

03. MAYo, Comida / Food, Fotografía / Photography, Mi vida / My life, Street Photography, Viajes / Travel

71_365

Oh. Éste también fue un bonito día.
Estoy utlizando este cuaderno de bitácora Web muy de cuaderno de bitácora real. Doce días más tarde, pero es igual. Si no se me va a olvidar lo que hice, sobre todo cuando, como hoy, no hice fotos durante un rato bastante largo del día.

Total, que después de los cócteles del día anterior…¡RESACÓN EN MOSCÚ! Que no es que bebiéramos un porrón, ni de un porrón, pero suponemos que la mezcla de bebidas espirituosas no sentó muy bien a nuestras cabezas. Y eso mezclado con los cansancios, las hormonas y demás, siempre resulta en resaca. Sí o sí.

Cuando se nos hubo pasado, quedamos con A para dar unos voltios y comer yogur helado de allí. Con los calores, una cola tremebunda. Allí no se llaman llaollao o Smooey. Se llaman PinkBerry. Son gigantes, les echan millones de toppings que echarle encima, hay de varios sabores y están muy buenos. Yo probé coco, chocolate y mango con arándanos, fresas, kiwi, mango, ositos de gominola de colores (que los pobres se habían quedado tiesos del frío), brownie, galletas oreo… y tal. Tremendo. T es megafan. Ella tiene sus tarjetas de consumiciones de PinkBerry y yo tengo la de Smooey. XD

Ese PBerry estaba en la calle de El Viejo Arbat, que no el nuevo. Una calle muy bonica y comercial, con miles de tiendas de suvenires, restaurantes, teatros y de todo. Un poco como Preciados en Madrid o Powell en San Francisco o Grafton en Dublín, Oxford en Londres… Me gustó mucho. Luego seguimos y seguimos… adivinad… ¡andando, sí!, paseando por un barrio de bien lleno de edificios relacionados con la medicina. Universidades, hospitales, sitios de investigación (o algo), hasta llegar a donde está el Monasterio de las Doncellas de Novodevichi. Pero primero comimos, porque después de tal paseo las energías del yogur helado ya habían desaparecido.
Un restaurante muy cuco con WiFi gratis donde nos dedicamos a… wassapearnos fotos de las unas y las otras, como tres tolilis que somos. Ea. Yo creo que comí una especie de Pelmeni o Gyoza o algo así rellenos de cordero y estrudel de manzana de postre. Ñam.

Y al monasterio. Precioso. Con su charco de patos o lago de cisnes sin cisnes ni patos. A lo mejor estaban durmiendo. O dormidos. Muy bonito reflejado en el aguilla, aunque un poco poco iluminado. Es curioso verlo y luego darte la vuelta y ver los monstruos de rascacielos gigantes que están haciendo, todos junticos (no confundir con los 7 rascacielos iguales del año cachipún, ¿eh?).

Andar al metro, sesión de fotos en la estación y dirijámonos a ver unas megafuentes con llamas rojas con un obelisco al fondo, un reloj de flores y un arco de triunfo. Todo muy a propósito en época de festividades por ganar la partida al señor Napoleón.
Andar al metro, sesión de fotos en la estación y dirijámonos a ver la Plaza Roja de noche, preciosamente iluminada. De noche, San Basilio parece aún más de juguete, sobre todo en fotos. Baja, cruza la otra plaza, cruza el puente, sigue la calle y llega al barrio de la Tretiakov, que hay mucho bareto, pero estaba todo casi cerrando, menos un tugurio con pintilla de lugar del aterne del que huímos despavoridas para acabar en una especie de pub irlandés (que cerraba menos de una hora después). Cerveza calentorra para T y moi y … batido de fresa (o algo así, creo recordar) con kilos de nata montada para A. Taxi y a casa.

Madré qué cansancio sólo de recordarlo.

Saludos a todos, buen juergues.
c

PD. Sí, mi visión fotográfica de Novodevichi es un poco rara.

Ah. This was a good day, too.I’m using this blog very much as a real log. Twelve days later, but that’s not important. If I don’t do this, I’ll forget what I did… and even more if I didn’t take pics of what I did for a long while.

Anyway, so, after having those cocktails the previous night… THE HANGOVER, MOSCOW. It’s not like we drunk more than we can chew, but we guess that mixing all those spirits didn’t do much for our heads. That combined with exhaustion, hormones and stuff always results in a hangover. It just does.

When it was gone, we met A and hanged out and about and had some Russian froyo. It was soooo warm that the queue (or line, whatever you prefer) was huuuge. Here they’re called llaollao or Smooey. There, they’re called PinkBerry. They’re BIG and you can have many toppings on them. I tried coconut, chocolate and mango with blueberries, strawberries, kiwi, mango, gummy bears (which were so stiff because of being chilled for so long), brownie, oreo cookies… So yummy. T is a megafan of froyo. She’s got her buy 10 get 1 free card from PinkBerry and I’ve got the Smooey one. XD.

That was in the Old Arbat street, not the new one. A very lovely and commercial street, with plenty of souvenir shops, restaurants, theatres and everything. A lil like Preciados in Madrid, Powell in San Francisco, Grafton in Dublin or Oxford in London. Liked it a lot. Then we kept on… guess… walking! Yeah! Walking down a respectable neighbourhood with many Medicine buildings. Univerities, hospitals, … till we got to the Novodevichy Monastery. But, first we had some dinner, cos after that long walk, the froyo energy was very much gone. A very cute restaurant with free WiFi that we used to Whatsupp each other pics of us. Haha, we’re such idiots. I had some lamb Pelmeni or Gyoza or something, and apfelstrudel. Yum.

Then, to the Monastery. Beautiful. With it’s duck pool or swan lake with no swans or ducks. Perhaps they were sleeping. Or asleep. Lovely reflection on the water. Too bad it wasn’t very illuminated. It’s kinda strange seeing this architecture and then turn 180º and see those gigantic skyscrapers they’re building (not to be mistaken for the old 7 almostthesame skyscrapers, huh?).

Let’s head for the underground, underground photo session and let’s go to those red-flamed giant fountains and that taaaall obelisk, a flower-clock and a triumphal arch. All those suit these “game, set and match; sorry, Napoleon” festivities.
Let’s head for the underground, underground photo session and let’s go to the Red Square at night, with lights everywhere. At night, Saint Basil‘s looks like a toy even more… specially in photos. Cross the other square, cross the bridge, keep on walking that street and get to the Tretiakov‘s neighbourhood. There are lots of bars, but it was almost closing time. There was a hovel that looked like a whorehuse so we run out of there instantly and we ended up at some kind of Irish Pub (less than 1 hour to closing time). Warm beer for T and me and … a strawberry milkshake with lots of whipped cream for A. Taxi and home.

I’m exhausted just remembering it.

Cheers, people. Good ThursFriday.
c

PS. And, yes, my photographic vision of Novodevichy is quite strange.

70/365

03. MAYo, Comida / Food, Mi vida / My life, Street Photography, Viajes / Travel

70_365

A ver, gente…. vosotros véis ese nombre de garito que aparece coloreado en la foto y, ¿qué leeis? No os voy a decir lo que leo yo, bueno, sí, vale venga, os lo digo. Pero primero os digo que son unos puestos que están por todas partes en Moscú. En las calles, en los pasadizos-cruzacalles, en los parques… Venden perritos calientes, que están muy buenos, por cierto. Pero mucho. Mucho mejores que los asquerositos de San Francisco. Qué fuerte, ¿eh?

¡SPOILER ALERT, sobre el nombre!
Yo leo, leí y leeré toda la vida “crapdogs”. Vale, que sí, que está en cirílico y pone “stardogs” (creo recordar)… pero es que una es latina y lee lo que lee, o su cerebelo interpreta lo que interpreta. Y el mío lee star como crap. Que sí, quieren decir cosas bien distintas, incluso opuestas, sobre esos pobres perrillos que nos zampamos sin miramientos, pero lo que e, e. Y ya. Punto.
Para los que no sepan inglés, Star es Star, obviamente, vamos, estrella y Crap es mierda. Jaaaaaaaaaaaaaaajajaja. ¿A que ahora tiene más gracia? ¡Perritos de mierda! ¡Literal! ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaajajajajaja!

Bueno, dejando eso flotando en vuestros cerebros con forma de nube, os contaré otra verdad. La foto de hoy es la foto de ayer. Bueno, del día 9, también. Ayer se me fue el santo al cielo, la olla o la pelota, como prefiráis, y se me olvidó qué hicimos ese día durante la mañana. ¡Cómo he podido olvidarme! Ésa fue la mañana que nos dirigimos al metro para ir a las Colinas de los gorriones. Un parcazo que tienen allá que se une con otros dos parques grandes pero tamaño más del populacho español.  Es como un bosque. Un poco como la Casa de campo, pero en bonito y con árboles caducos. Un poco como los parques-bosque sanfranciscanos, pero caduco. Vamos, una cosa tremenda.

Yo casi muero subiendo una cuesta para salir del parque y dirigirnos a la Universidad. Uno de los 7 rascacielos casiguales de Moscú. Madré, qué forma física tengo. TREEEEE MEEEEN DAAAAA. Vamos, horrible, pa entendernos. Y luego, lo de siempre: andar, andar, andar. Andar más. Y ya, si eso, un rato laaaargo más tarde, uno llega a la Universidad y al mirador desde el que hay una vistaca de Moscú preciosa. O eso me han dicho, porque la vi de lejos.

Como estábamos en fiestas (estaban, estaban… ay madre, ya me considero una moscovita más, con eso de no perderme en el metro), iban a tirar unos fuegos artificiales (que no vimos, por agotamiento absoluto) y claro, el mejor sitio, el mirador al que va todo el mundo el día de fiesta. Ole. Aunque tiene sentido, era el sitio perfecto para hacerlo, más alto, un poco lejano… se verían desde todas partes.
El caso es que unas tolis llegan a las 12 de la mañana, justico, al mirador. Y lo que ven son vallas policiales con minipolicías de miniyo detrás de ellas, guardándolas como si su vida dependiera de ello. Y a una ristra de militares, todos igualicos, acosando pacíficamente a los mirones del mirador, avanzando desde un lado. Yo creo que no tenían que decir ni mú los soldaditos. Avanzaban y la gente se iba como las ratas de un incendio. Jajajaja. La verdad es que fue muy gracioso verlo. No todos los turistas tienen tal oportunidad.

Luego nos comimos unos crapdogs y un helado y vimos a una familia lanzar una lámpara de esas chinas a los aires, hasta que combustionó. Espero que se les cumpliera el deseo.  Entretenido fue, nos tiramos mirándola hasta que desapareció. Subía y subía y ¡puf!, desapareció.

Y busca el metro de la Uni, que no llega nunca, ya sabéis. Y métete en un centro comercial de lo más curioso al lado del metro, a la búsqueda del baño escondido. Y coge el metro, y luego ya ocurrió lo que relataba ayer.

Ya está, día completado. Trampa incluída. Dos fotos de un día. Qué le vamos a hacer, la vida es asíí. La vida es así. Llena de luz, llena de color. Es como una flor que se aaabreeeeee, en el centro de tuuuuu – corazón.
Os dejo con esa tonadilla de unos bonitos dibujos animados de cuando era (éramos) pequeños (algunos).
Saludos, pandilla,
c

So let’s see, people… You see that name, the one in colour on the pic and, what do you read? I’m not going to tell you what I read.. Ok, I will, Ok. But, first, let me tell you that those are everywhere in Moscow. The streets, the undergroundcrossings, the parks… They sell hotdogs. Great, tasty hotdogs. Very good hotdogs. Much better than those yucky dogs I had back in San Francisco. Weird, huh?

SPOILER ALERT, about the name!
I read, read and will read “crapdogs”. Yeah, Ok, it’s in Cyrillic and it says “stardogs” (I believe)… but a romance language like moi reads it that way, at least my cerebellum interprets that that way. And mine reads star like crap. Yes, they mean very different things, even opposites, about those poor little doggies we gobble with no delicacy at all. It is what it is. Period.

Well, I’ll leave that floating in your cloud-shaped brains and I’ll tell you another truth. Today’s photo is yesterday’s. And it’s taken on the 9th. I completely forgot yesterday. I couldn’t remember what we did on that morning. How could I!? That was the morning we went to the Sparrow Hills Park. A huuuuge park they have there, that is linked to two more parks. It’s like a forest out there. A bit like our Madrilian Casa de campo, but nicer and with deciduous trees. A bit like the Sanfranciscan forest-parks, but deciduous. A really gigantic thing.

I almost died climbing up a slope trying to get out of the park so we could go towards the University, one of the 7 “almostthesame” skyscrapers of Moscow. Oh gods, I’m in such a good shape. A MAA ZIIING. Which means horrible, just so you know. And then: walk, walk, walk. Walk some more. What else? We’re still in Moscow! And a longish while later one arrives at the Uni and the vista point from where you can see a wonderful Moscow view. Or that’s what I’ve been told, ‘cos I just saw that from far, far away.

Since we were on holidays (they were, they were, … oh boy, now I consider myself one more Muscovite, since I didn’t get lost in the metro), they were having some fireworks that night (which we didn’t see, because of our absolute exhaustion) and the best place to do that was from that place. Where everybody wants to go on a festive day. ‘Course. Yay. It makes sense though, it was the perfect place to do that from. Higher, farther… I’m sure those fireworks could be seen from everywhere.
The thing is that two silly chicks get there at noon, exactly. And all they can see are police fences (?) with pocketsized policemen behind them, guarding them as if their life depended on that. Also, there was a file of military men, who looked all the same, pacifically stalking the watchers, coming from one side of the place. I bet they didn’t even have to say anything at all. They just advanced and people left like rats from a fire. Hahahaha. It was actually cool seeing that. Not all the tourists have such an opportunity.

Then we had some crapdogs and an ice-cream and we saw a family throwing a chinese lamp into the aires, up until it burnt. Hope their wish came true. It was entertaining, we kept on looking until it disappeared. It went up, and up and, poof! then it was gone.

And go look for the Uni undergound stop… and we never get there, you know. And then we got there and went into a very curious-looking mall, in the quest of looking for the lost bath (toiler, restroom; bath rhymed better). And take the metro… and then comes yesterday’s entry.

Done, day completed. Trick included. Two photos taken the same day. What can you do (wink wink), that’s life.
Cheers, people. Have a lovely Wednesday.
c

68/365

03. MAYo, Comida / Food, Fotografía / Photography, Mi vida / My life, Retrato / Portrait, Street Photography, Viajes / Travel

68_365

La luz de la tarde entra en el va-gó-ón. Tus cabellos canosos pare-cen el sol. Luego por la noche a casa a sobar, que una está muy vieja y no da para más.

He ahí la nueva letra de La chica de ayer. El hombre de hoy (o del día 8, vaya)… porque cada día tengo uno, eh. En realidad también hay una chica, entre la botella y el señor, medio dormida, sólo le dan unos rayos de sol, al bies.

La preciosa botella, que lo colorea todo, es de un agua con sabor a Mojito, que no sabía a mojito, sabía a otra cosa que sigo sin saber qué es. Qué bien mexplico, ay.

Volvíamos de Yaroslavl, otra ciudad rusa, a 380 km de Moscú, creo recordar. Lleeeeeena de iglesias, oiga. Iglesias, monasterios, catedrales, complejos religiosos por doquier. Todos preciosos, la verdad. En esta ciudad se unen el Volga y el río Kotorosl y fue fundada por Yaroslav el Sabio en el siglo XI. Anda que no ha llovido. Allí fijo que un montón. Aunque hacía una caloooooor, que pa qué. Buf.
En fin, tienen unos paseos a los lados del río de lo más agradables. Caminos que caminamos a lo largo de los ríos. Los dos. Viendo las iglesias. Todas. Y uno anda y anda y anda. Y anda un poco más. Russian-style. Y sigue andando. Menos mal que también se puede comer. Y comimos unos ricos… como pinchos morunos pero de allí, de pollo y cerdo. Allí lo venden por gramos (raro raro y lioso lioso). Total que pedimos 600 y comimos dos cachos. Pero estaba muy bueno. Comimos en un sitio que era bardedía-cafetería-restaurante-bardenoche-club-discoteca-afterhours, o algo, donde iba a cantar una tal Nayala, española super famosa…. allí y en su casa, supongo. Y en Ibiza, por lo que decía el cartel… en ruso. No es que yo lo descifrara (porque me resulta indescifrable); me lo contaron las locales guías amigas, claro.

Hice fotos callejeras a cascoporro. Pim, pan, chim, pún, pimpán, chimpún, ole, óle. Dándolo todo con mi pequeña G11. Qué difícil es mantener la cámara recta y que la gente no se resbale por las aceras y por los caminos y por las carreteras y por aquí y allá… en las fotos, oye.

Y eso, luego una caminata hasta la estación, que nunca llegábamos y nunca llegábamos. Pero al final llegamos. Y volvimos. Y dormimos en el tren. Y nos daban tapones para los conductos auditivos y minisábanas para los ojos. Y hubo una puesta de sol preciosísima que se veía a través de los abedules y los pinos, reflejándose en los charcos-lagos-marismeños que tienen por toda esa zona.

Una excursión de día (con salida a las 7 de la mañana y vuelta a medianoche) muy bonita y agradable y … cansada. ¡Pies, para qué os quiero!
Ah, y de desayuno pancackes-tortitas-blinis con mermelada y crema agria (que va bien con todo, parece ser, viendo a T). Ñam.

Saludos, gente. Haced excursiones cuando viajéis. Así el viaje molará mucho más. Parecerán dos. O tres. O más.
c

The late afternoon light lits the train car. Your white hair looks like the sun. Then at night, let’s go home and sleep like nuts, ‘cos one is old and doesn’t have anymore to give.

That’s my new version of the lyrics of an 80s song called La chica de ayer (Yersterday’s girl). Let’s call it… Today’s man… ‘cos I have a different one everyday, doh. Actually, there’s also a girl, right between the bottle and the man, asleep, lit only by a few soft rays.

That beautiful bottle, which colours everything, is some kind of Mojito-flavoured water… Didn’t taste anything like mojitos, but something else I can’t quite remember. I’m like an open book, gods.

So we were coming back to Moscow from Yaroslavl, the other Russian city I visited, which is like 380 km from the capital. Sooooo many churches, monasteries, cathedrals and religious complexes. All of them were wonderful, really. The Volga and the Kotorosl rivers meet right here, in this city, founded by Yaroslav the Wise in the 11th century. It’s rained lots from them (Spanish saying). I’m sure it’d rained quite a bit over there. It was soooo hot that day, though. Uff.
Anyway… they have these long walking isles on the river banks, very lovely walks walking by the rivers. Both of them. Looking at the churches. All of them. And one walks and walks. And walks some more. Russian-style. And then a lil bit more. Thank the gods we can also eat. And we had some tasty… like shish kebab thingies, chicken and pork. They sell it by the gram (totally strange and messy, according to moi). We ordered 600 grams and eat like two pieces each. But, at least, it was very good. We had lunch ats ome daybar-cafeteria-restaurant-nightbar-nightclub-discoteque-afterhours place, where the “famous” Nayala, a Spaniard, very well-known over there and by her family (and Ibiza, apparently, according to the posters everywhere), was singing… soon. Not that I understood those posters… since they were in Russian, duh. I couldn’t decipher that even if I wanted to. That’s indeciphrable. My local friendly guides told me, ‘course.

I took street photos like a crazy person. Bam, boom, wish, wash, click, clack, yay. I gave my aaaaalllll with my little G11. Ugh, it’s sooo hard trying to level the camera so that people won’t slide down the pavements and paths and roads and here and there….

And then, last but not least, a looooong walk to the train station. It seemed like we would never get there. We finally did. And came back to Moscow. And we snoozed a little on the train. And they gave us plugs for our hearing conduits and minisheets for our eyes. And we saw an amazing sunset in between the birch trees and the pines, reflected on those marshlike-pool-lakes of them.

A wonderful and pleasant … and exhausting day-trip (leavig at 7, returning at midnight). Feet! What do I want you for! (Spanish thingy).
Ah!, and, for breakfast, I had blini-pancakes with jam and sour cream (that goes well with anything, watching T eat). Yum.

Cheers, people. Go on some day-trips while you’re out there. That way, your holidays will be way cooler. It’ll look like two trips. Or three. Or more.
c